6.- Uno de un nobel.

Imagen: wikipedia.org/

Opiniones de un payaso (Ansichten eines Clowns) de Heinrich Böll.

“Ay, no hay que llorar, que la vida es un carnaval…”

Celia Cruz

Este libro es una de las razones por las que leo. Pertenece a la colección Club Bruguera que estaba formada por un centenar de libros de tapa dura que esa desaparecida editorial publicó a principios de los ochenta.

Fue parte de los restos del divorcio de mis padres. Técnicamente le pertenecían a mi papá, en el peor de los casos  debían ser divididos –aunque nunca se completó, creo que tocaba a treinta y pico libros por cabeza ya que nunca completaron la colección-, lo cierto es que permaneció en casa y fue pasto de mi insana manía de leer. En esa pequeña biblioteca leí algunos de mis mejores libros.

Aunque es anterior al nobel -le fue otorgado en 1972-, Opiniones de un payaso (1963) es uno de sus libros más populares, tal vez no a la altura de El honor perdido de Katahrina Blum (1974) -otra deuda pendiente junto a la versión de Schlöndorf. Pero aun así lo releí muchas veces e inicialmente lo había ubicado como el libro muy divertido de este reto de los 30 libros, porque la lectura inicial que hice fue esa: risa pura. Sin embargo mis carcajadas fueron más sonoras con otro libro que ya comentaré.

La sociedad alemana de posguerra tiene como fardo al Tercer Reich. Yo no sabría cómo vivir con semejante carga. Böll en Opiniones de un payaso nos da una muestra de cómo lo hizo él: riéndose, burlándose del sin sentido, de la estupidez, de la locura amparada bajo la cruz gamada, pero también de la sociedad en reconstrucción. Ese en un nivel de la escritura que tal vez no podía evadir. Pero en otro, más íntimo; menos histórico, también nos dice que la única manera de enfrentar el desamor es riendo, ante la ausencia de la persona que quieres –o crees querer-, la ironía es la única postura decente. Había olvidado eso.

Desde el inicio nos cuenta de qué va el asunto al presentarnos a un payaso,  a Hans Schnier. A partir de ahí, el personaje de Böll usará la sátira como un puño enfundado en un guante de seda para herir y herirse.

Luego de releerlo hoy a más de veinte años de la primera vez, me quedo con la forma en la que el payaso nos dice que extraña a alguien, sin estridencias, casi con el silencio de un mimo.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

Verdades que ofenden..

"Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga" Diderot. / "El que tiene la verdad en el corazón no debe temer jamás que a su lengua le falte fuerza de persuasión" Ruskin - (Bitácora-Biblioteca virtual y PERSONAL, recopilatória de aquellos artículos que despiertan mi interés).

yofumoenpipa

SOY DE LETRAS

propuestas in_consultas

arquitectura, docencia, ciudad y otros asuntos.

medievalbooks

Erik Kwakkel blogging about medieval manuscripts

Entre lo cierto y lo verdadero

Haciendo más veraz el debate sobre arquitectura

A %d blogueros les gusta esto: