8.- Uno para leer por fragmentos.

Anales (Annalium ab excessu divi Augusti libri) de Tácito.

Rara temporum felicitate, ubi sentire quae velis, et quae sentias dicere licet

 

 

Recomiendo este libro en la edición de la Biblioteca Clásica Gredos de ser posible, no los que venden en kioscos, sino los de cartoné azul.

              Eran o son libros carísimos para mi bolsillo. Cuando empecé a estudiar en Caracas los tenía hasta Tecniciencia (solía acariciar sus lomos en el Sambil). Supongo que por el tema (la traducción de todos los clásicos griegos y latinos), y por el precio empezaron a desaparecer de las librerías de las grandes cadenas. Pocos años antes me los había tropezado en la biblioteca pública (nunca he entendido cómo fueron a dar ahí, no imagino a alguien donándolos de buena gana), pero lo cierto es que en ellos leí Los nueve libros de la historia de Herodoto, las tragedias de Eurípides y los Anales de Tácito. Años después en Sartenejas a veces dejaba de leer lo que me exigían –aun el pensar en mi profesor de Cultura política vs. Cultura me causa pesadillas-, por leer los discursos de Cicerón (por alguna absurda razón me imaginaba hablando en el foro –el de verdad, en el que ejerzo; como un senador romano), y la poesía completa de Catulo.

              Aunque no se les lee, los clásicos greco latinos –los clásicos de los clásicos-, suelen ser los autores más modernos (esta frase no es mía), y aunque en Tácito encontramos la atmósfera seria, formal, de la que carece la historia de Suetonio, la sucesión de intrigas y luchas del ocaso de la dinastía Julio-Claudia calzaría muy bien con el prime time de cualquier canal de cable (pregúntenle a HBO).

              En él encontramos un intento serio por historiar y un estilo cuidado, sobrio, pero que no aburre porque nos transmite la grandeza de Roma, asistimos con la boca abierta a la historia de la Urbe. Lo sugiero como un libro para leer por fragmentos (aunque no fue así como lo leí inicialmente), no solo porque ha llegado incompleto a nuestros días, sino porque narra el alma perdida de la República[1], y en general el ejercicio degenerado del poder. Así; podemos leerlo como un libro de aforismos sobre la pérdida de la libertad, abriéndolo al azar cada día, como probé a hacerlo para escribir esta nota.

              Esto fue lo que salió:

             “En esta serie tan continuada de acontecimientos tristes se intercaló una pequeña alegría cuando el César[2] perdonó a Gayo Cominio, caballero romano convicto de haber escrito unos versos injuriantes contra él, atendiendo a los ruegos de su hermano, que era senador”

             “Grande fue también la adulación de los senadores para con Augusta: los unos proponían que se la llamara Parens Patriae, los otros Mater Patriae…”

             “…De ahí que resultara difícil y resbaladiza la oratoria bajo aquel príncipe, que temía a la libertad y odiaba la adulación.”

            “Sin embargo Agripina todavía no osaba llevar hasta el final sus proyectos, mientras no fueran removidos del mando de las cohortes pretorias Lusio Geta y Rufrio Crispino.”

            “…Sigue la muerte de Anneo Séneca, especialmente grata al príncipe, no porque lo hubiera hallado implicado en la conjuración, sino porque deseaba acometerlo con el hierro una vez que el veneno no había resultado.”

            Juro por Iuppiter Optimus Maximus Soter que las citas son aleatorias.

 

(La imagen fue tomada de: http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:As-Nero-Ara_pacis-RIC_0562.jpg)


[1] Con Augusto había dejado de serlo definitivamente, pero aún se conservaban algunas apariencias –él era el princeps no el imperator-, que su familia decidió obviar.

[2] Tiberio.

 

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

Verdades que ofenden..

"Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga" Diderot. / "El que tiene la verdad en el corazón no debe temer jamás que a su lengua le falte fuerza de persuasión" Ruskin - (Bitácora-Biblioteca virtual y PERSONAL, recopilatória de aquellos artículos que despiertan mi interés).

yofumoenpipa

SOY DE LETRAS

propuestas in_consultas

arquitectura, docencia, ciudad y otros asuntos.

medievalbooks

Erik Kwakkel blogging about medieval manuscripts

Entre lo cierto y lo verdadero

Haciendo más veraz el debate sobre arquitectura

A %d blogueros les gusta esto: