12.- Una biografía.

 El primer hombre (Le premier homme) de Albert Camus.

“Le rôle de l’écrivain, du même coup, ne se sépare pas de devoirs difficiles. Par définition, il ne peut se mettre aujourd’hui au service de ceux qui font l’histoire: il est au service de ceux qui la subissent.”

De su discurso de aceptación del nobel.

 

He estado reelaborando mi lista del reto de los treinta libros (http://treintalibros.blogspot.com/ #30libros), desde que me la tropecé en agosto. Aquí escribiría de la Historia de los doce Césares de Suetonio. Camus no era una entrada de esta categoría, ya que merece una por si solo en el blog, es solo que aun no le conozco lo suficiente: apenas tengo en mi haber este y esa brillante metáfora que es La peste. En la biblioteca me mira -para que recuerde mi dejadez El hombre rebelde.

            Este manuscrito incompleto fue encontrado en su maletín en el sitio del accidente en el que murió en 1960. Su hija permitió la publicación en 1995. Normalmente considero mercenario que los herederos publiquen obras incompletas, obras que tal vez su autor no hubiese dado a la luz nunca. O al menos esto es lo que he pensado desde que me he creído el cuento de que soy un lector culto. Cuando lo leí hace casi una década mi aproximación a los libros era más genuina, más inocente de alguna forma. Aun no conocía la disputa con Sartre, ni mayor cosa sobre Camus, pero leí El primer hombre con placer, con ese gusto con el que se leen contados libros en la vida. Lo devolví a su estante en la biblioteca pública con devoción y agradecimiento, hace poco más de un año me lo encontré en la librería Alejandría de Chacaito –lo dejé pasar por atender un vicio inconfesable-, cuando volví ya se había agotado, pero pocas semanas después me aguardaba en la librería Suma de Sabana Grande[1]. Sentí que debía estar en mis modestos estantes para cuando requiriese su compañía.

            Al ponerme a escribir esta nota me dí cuenta de que lo que me gusta de Camus es la ausencia de cinismo. Eso se traduce en una honestidad (sobretodo intelectual) a toda prueba, pero también en otros rasgos hoy devaluados: sencillez, humildad, vitalidad. Basta leer la carta que le escribe a su maestro, el señor Germain; cuando recibe el nobel y que se incluye en este libro como un anexo.

            Al describir la pobreza material de sí mismo y de su familia pied noir no hay ni un dejo de amargura (tal vez el por qué está en Lo que le debo al fútbol), lo menciono porque la pobreza humilla, lastima de una manera que no puedes olvidar. En Camus hay altivez sin desdén cuando explica por qué su hermano y él preferían quedarse sin mesada, o por qué sus tíos para poder tomar vacaciones se herían con las herramientas de carpintería.

            Todo contado con el final de Argelia como colonia francesa de fondo.

            El título del libro merece un comentario. La segunda parte se titula: El hijo o el primer hombre, antes nos ha contado cómo murió su padre durante la primera guerra mundial. Una interpretación sencilla hallaría en el título una alusión al hijo que vive la vida que el padre no pudo, que se convierte en el primer hombre de la familia. A mí me gusta pensar –no olvidemos lo denso que puede ser el pensamiento filosófico de Camus-, que dado que para Nietzsche el último hombre es una bestia preocupada solo por el placer, el primer hombre es justo lo contrario, el hombre que proponía Camus.

 

(La foto fue tomada de: http://patriciaqueleer.files.wordpress.com/2010/12/deux-magots.jpg.)


[1] No sé si fue en esta ocasión o poco antes, pero en esa librería me atendió una muchacha (Nicole), que es la viva imagen de Lisbeth Salander, aunque con ingentes dosis de amabilidad. El personaje de Larsson me resulta carissimo, así que creo que estuve con la boca abierta durante la transacción.

Anuncios
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Gisela Kozak Rovero

Escritora - Blog Personal

Ecos de pentagrama

Una caja de música guarda muchos pensamientos aleatorios

Foreign Policy

the Global Magazine of News and Ideas

Jacintario

Página web de la escritora Jacinta Escudos

PolítiKa UCAB

Escribiendo política de una manera distinta

Robert Minto

essaying to be

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

A %d blogueros les gusta esto: