20.- Uno que lo haya sorprendido por malo.

Memoria de mis putas tristes de Gabriel García Márquez.

La mujer presente te hace evocar la que no está.

 

Lo primero que hace que sea malo es el título. Como es sabido García Márquez se inspiró en la historia La Casa de las Bellas Durmientes de Yasunari Kawabata para escribir este libro, pero el resultado es un remedo. En este cuento también hay una adolescente mercenaria –o eso parece-, pero Kawabata nunca la nombra así, ni siquiera la describe de esa forma. Es com si García Márquez se regodease como un niño con las grocerías. Cuando se es viejo se suele volver a la infancia.

            El resultado del intento de García Márquez es un remedo, no una reinterpretación, ni siquiera una versión. Por otra parte luego de Vivir para contarla me había dado cuenta de que García Márquez es un fabulador con maña y mucha suerte, pero no un escritor de nobel. Eso sin contar con su particular relación con el poder (recomiendo leer esto: http://letraslibres.com/revista/convivio/gabriel-garcia-marquez-la-sombra-del-patriarca?page=full), había hecho que me acercara a este libro esperando tal vez mucho más de lo que encontré.

            Mi queja (subjetiva, solo válida para mí), es que no me gusta que la sutileza de Kawabata haya engendrado la tosquedad de un García Márquez que se plagia a sí mismo y empieza a ser ‘cansón’ con esas referencias a su obra que encontramos en el texto a cada rato. Si no hay nada que decir, tal vez valdría no decir nada.

            La más rotunda muestra de esa tosquedad es el hecho de que el anciano personaje garciamarqueano quiera una virgen, aunque no se produzca la desfloración y el ansia física se convierta en amor, es un mal amago. Es demasiado machista, demasiado de la peor versión de lo latino. La muchacha en Kawabata es joven, pero no una niña, una que podría no ser real.

            Y es aquí donde destaca el libro de García Márquez por malo. Su historia termina con la ‘putica’ virgen enamorada del anciano que se muda al burdel -imagino que la versión cinematográfica mostrará está escena con algún toque de melodrama mexicano. Mientras que Kawabata nos sugiere que nada fue real, al final nos muestra un juego de espejos, un elegante sueño dentro de otro sueño.

            De Memoria de mis putas tristes sin embargo no es tan mala esa mención a las seis suites para cello de Juan Sebastián Bach interpretadas por Pablo Casals como ‘lo más sabio de toda la música’. El preludio a la suite nro. 1 lo comprueba:

(La imagen fue tomada de: http://en.wikipedia.org/wiki/File:Yoshitoshi_-_Looking_itchy_-_Fuzoku_Sanjuniso_no._16.jpg).

Anuncios
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Gisela Kozak Rovero

Escritora - Blog Personal

Ecos de pentagrama

Una caja de música guarda muchos pensamientos aleatorios

Foreign Policy

the Global Magazine of News and Ideas

Jacintario

Página web de la escritora Jacinta Escudos

PolítiKa UCAB

Escribiendo política de una manera distinta

Essaying to Be

by Robert Minto

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

A %d blogueros les gusta esto: