Paseo Littorio

varios040

Imagen: wikimedia.org/

Monumento de Triunfo consagrado por las fuerzas armadas de los E.E.U.U. de Venezuela a la memoria de sus héroes”.

Nombre original del Monumento a Los Precursores. Caracas.

De niño siempre pensé que los desfiles militares en el Paseo Los Próceres (Avenida Los Próceres) eran una fiesta del país, que lo celebraban. Los seguía con emoción en la díada de fechas[1] en las que los militares –ahora lo veo así– emulaban a las misses de los concursos de bellezas, tan caros a la idiosincrasia venezolana, en esa inmensa pasarela de concreto ubicada en la entrada suroccidental de Caracas, poco después de que la peste de Las Mayas haya saludado a quien llega a la ciudad.

No recuerdo cuando dejé de hacerlo –sé que fue antes de la llegada del chavismo al poder a finales de 1998-, en algún momento percibí que no se celebraba al país, a su historia: se celebraba a los militares. El onanismo de las armas.

Tal vez el poder político pensó que exhibiendo a los soldados mostraba que había embridado por fin a los militares y que gobernarían por siempre una república. Hoy sabemos que no era así. A finales del siglo XX dejaríamos de ser una república para convertirnos en una satrapía. El militarismo estaba sumergido no muy profundamente. Los símbolos que lo representaban estaban obscenamente a la vista.

Me gustaría perorar un poco sobre uno de esos símbolos, precisamente sobre el escenario de esos desfiles que veía embelesado de niño.

A todo el conjunto arquitectónico en Caracas que va desde la Plaza de la Tres Gracias, en Los Chaguaramos, hasta la Academia Militar de Venezuela[2] se le denomina Sistema de la Nacionalidad y fue concebido por el arquitecto venezolano Luis Malaussena en 1953 en plena dictadura del general Marcos Pérez Jiménez, de hecho al año siguiente de que este desconociera el  resultado de las elecciones.

A pesar de que está pensado como un paseo jalonado de monumentos que debe unir a la Universidad Central de Venezuela con la Academia Militar (ubicada en lo que era la Hacienda Sosa), tal conexión siempre ha lucido desdibujada. Aparte de que el paseo termina en la escuela militar y no en la universidad, como si los caminos de la civilidad debiesen desembocar fatalmente en un cuartel. Una muestra obvia de tal desconexión es que durante las celebraciones patrias que comento, la Ciudad Universitaria de Caracas (que ocupa los terrenos de la antigua Hacienda Ibarra) no juega ningún papel –y no es que pretenda poner a militares a desfilar en el campus–, no se le asigna ninguna función, a pesar de que por ejemplo la mayoría de los diputados que firman el acta de independencia sean egresados de las aulas de su antecesora colonial, la Real y Pontificia Universidad de Caracas. El poder político entre 1961 y 1998 en un acto que maceraría por décadas el auge actual del militarismo en el país, celebraba la fundación de la república que se le debe a civiles (abogados, clérigos, políticos) con un desfile militar.

Hay más incongruencias –algunas se revelarían suicidas con el tiempo– que los políticos del período parecieran no haber advertido, obviando que la arquitectura es la más política de las artes. El Sistema de la Nacionalidad[3] está impregnado de fascismo. Basta ver sus dimensiones, las figuras que enaltece, el uso que se le da, la versión de la historia que propone  o el que sea el vestíbulo a Fuerte Tiuna, la principal base militar del país[4]. Como parte del conjunto está el Monumento a los Precursores, ¡que en el diseño original de Malaussena estaba flanqueado por águilas imperiales![5]

los_proceres_2

Monumento a Los Precursores. Imagen: caracasperdida.blogspot.com/

Pero la coincidencia con el fascismo no es una interpretación sesgada del Monumento a Los Próceres que es el hito más importante del conjunto y que está constituido por dos monolitos y diez estatuas de héroes militares de la guerra de independencia. Esta parte del Sistema de la Nacionalidad se le encargó a los escultores italianos Arturo Dazzi (1881- 1966) y Attilio Selva (1888 – 1970)[6]. El primero realizó entre 1953 y 1955 las estatuas de los generales Bolívar, Mariño, Páez, Sucre y Urdaneta; el segundo, en las mismas fechas, las de los generales Ribas, Arismendi, Piar, Bermúdez y la del almirante Brión.

Bien, a Dazzi, Mussolini le encargó en 1937 el Obelisco de la Esposizione Universale Roma (EUR) o Monumento a Marconi, emplazado en la Piazza Imperiale (hoy Piazza Marconi). Attilio Selva esculpió en 1930 cuatro de los grandes colosos (el Lanzador de jabalina, el Discóbolo, el Boxeador y Lanzador de honda) del Foro Itálico (1928 – 1938) inaugurado en Roma en 1932 como Foro Mussolini.

¿Por qué la democracia venezolana celebraba el acto civil del nacimiento de la república con un desfile militar en un monumento encargado por un dictador en el más puro estilo lictorio?[7]

800px-roma-stadiodeimarmi01

Foro Itálico. Imagen: commons.wikimedia.org/

_____________________________

[1] 5 y 24 de julio, que son las fechas conmemorativas de la firma del acta de independencia del país en 1811 y del nacimiento de Simón Bolívar en 1783, respectivamente. Si bien en el primer caso la celebración comienza con la lectura del acta en el Palacio Federal Legislativo, mientras que en el segundo, el inicio es un acto protocolar ante el sarcófago del Libertador en el Panteón Nacional, los actos centrales de ambos días son los desfiles militares que comento, máxime cuando el 24 de julio se celebra adicionalmente el día de la Armada Nacional.

La otra fecha histórica venezolana cuya celebración se realiza con un desfile militar es el 24 de junio, día en el que se conmemora la Batalla de Carabobo de 1821 (un combate de pocas horas al que se le ha dado el carácter de fundacional), pero este suele efectuarse en el campo homónimo, un monumento ubicado en el centro del país (erigido durante la dictadura gomecista), no en la capital.

[2] Y también hasta la –no sé si todavía se llama así– Escuela de Formación de Oficiales de las Fuerzas Armadas de Cooperación o Guardia Nacional. Ante nombres tan largos es entendible la afición de los militares de todas las latitudes por los acrónimos: EFOFAC o EFOGUARNAC.

 

[3] Sus siglas coinciden con las de la Seguridad Nacional, la policía política de la dictadura perezjimenista.

 

[4] ¿Dónde termina el Washington Mall por ejemplo?

 

[5] Todos los datos arquitectónicos los tomé de la exposición “Las Italias de Caracas”. Hay información adicional en este vínculo: http://lasitaliasdecaracas.org/italias/.

 

[6] Las graderías del Paseo Los Próceres y sus cubiertas –derruidas por el chavismo en marzo de 2011– son del también italiano Víctor Mirtolini (1950).

 

[7] Habrá quien señale la celebración francesa del 14 de julio en un contexto arquitectónico y de desfile militar similar. Pero huelga decir que no somos Francia, y, que ante nuestra sempiterna fragilidad institucional había –hay– que cuidar la elección de los símbolos republicanos.

La gente que esperó en larguísimas filas por ver el cuerpo de Chávez en la Academia Militar, aguardó en este “Sistema de la Nacionalidad”, no frente al Capitolio o en las inmediaciones del Palacio de las Academias en el centro de Caracas.

Anuncios
Deja un comentario

1 comentario

  1. Academia Militar y Efofac – IAM VENEZUELA

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Gisela Kozak Rovero

Escritora - Blog Personal

Ecos de pentagrama

Una caja de música guarda muchos pensamientos aleatorios

Foreign Policy

the Global Magazine of News and Ideas

Jacintario

Página web de la escritora Jacinta Escudos

PolítiKa UCAB

Escribiendo política de una manera distinta

Robert Minto

essaying to be

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

A %d blogueros les gusta esto: