Gabardina bajo la lluvia.

 

Vi Casablanca por primera en el auditorio de la universidad. Salí de la función estrujándome los ojos: me encandilaba el sol, pero más aún la fealdad, lo chato del entorno. Quería que el campus fuese blanco y negro, que las mujeres tuviesen rostros hermosos como el de Ingrid Bergman. Luego creo que vi un blockbuster de mayo y no volví a ver una película por varios meses. Era como si las imágenes de Casablanca me hubiesen cambiado el apetito.

Con el tiempo retomé el cine de cotufas y CGIs. Lo curioso es que Casablanca es en última instancia también un producto pop: un melodrama que no se toma muy en serio y que servía para escapar un rato de la guerra. Sin embargo es al mismo tiempo una película como las que ya no se hacen, una obra de arte por la manera en la que recrea la realidad.

Cuando ves a Bogart, crees que es Rick, no lo dudas ni por un momento, la rudeza, la aspereza del personaje son contundentes, reales. Quieres imitarlo, poder hablar o pararte como lo hace. Hoy cuando vas al cine, incluso a las mejores actuaciones las sientes artificiales, impostadas. No puedes separar al actor/actriz del escándalo, de la pareja con la que se sale o de alguna otra idiotez. Tal vez quieras ser el actor de turno, pero no el personaje que interpreta. Este último es una caricatura casi siempre.

Asombra hoy que Bogart consiguiese hacernos creer en sus personajes solo actuando. Como se sabe era bajo, calvo y tenía una cicatriz en el rostro de una herida de guerra que incluso afectaba su forma de hablar. Lo de la estatura era particularmente relevante porque Ingrid Bergman era más alta –aquí recuerdo la anécdota de Ava Gardner, a la que un tipo le preguntó refiriéndose a Sinatra, “qué le veía a ese enano”, a lo que ella respondió algo así como que “ese enano tiene más personalidad en su meñique que tú en todo tu cuerpo.” –, por lo que debían subirlo a un taburete en ciertas escenas o recurrir a otros trucos.

Los gestos de Bogart parecen esas frases bien aceradas de Hemingway a las que no les sobra nada. Tal vez eso sea la virilidad: la ausencia de lo superfluo, la precisión con la que te sirves un trago o expulsas el humo del cigarro.

Sobra que diga que en la ficción, Bergman le rompe el corazón a Bogart, lo que me interesa es cómo el despecho y el amor que siente el personaje se contienen en la interpretación, y aunque son intensos, ni de lejos se acercan al melodrama. Nunca he sabido querer a una mujer sobriamente, por eso la identificación fue inmediata. No podría haberme enamorado de Ilsa sin estridencias.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

Verdades que ofenden..

"Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga" Diderot. / "El que tiene la verdad en el corazón no debe temer jamás que a su lengua le falte fuerza de persuasión" Ruskin - (Bitácora-Biblioteca virtual y PERSONAL, recopilatória de aquellos artículos que despiertan mi interés).

yofumoenpipa

SOY DE LETRAS

propuestas in_consultas

arquitectura, docencia, ciudad y otros asuntos.

medievalbooks

Erik Kwakkel blogging about medieval manuscripts

Entre lo cierto y lo verdadero

Haciendo más veraz el debate sobre arquitectura

A %d blogueros les gusta esto: