Enchufes

8273333-conjunto-de-vector-de-clasicos-enchufes-electricosLa propaganda es una forma de comunicación que tiene como objetivo influir en la actitud de una comunidad respecto de alguna causa o posición, presentando solamente un lado o aspecto de un argumento.

Wikipedia

 

En un medio polarizado se ganan elecciones –entre otras cosas– inhibiendo la votación dura del contrincante y restándole votos blandos. Ese objetivo que no soy nada original al mencionar se alcanza de varias maneras.

Antes de la elección de abril de este año, Capriles no tenía los votos para ganar y en poco más de un mes luego de la muerte oficial de Chávez los alcanzó (aparte de los errores de la campaña chavista y de las enormes falencias de Maduro como candidato) enajenando a la base chavista de su dirigencia. Alrededor de un millón de votos –dado el fraude electoral es imposible conocer los verdaderos resultados– migraron de una opción a otra entre octubre de  2012 y abril de 2013.

La campaña de Capriles puso de manifiesto la diferencia entre los denominados enchufados  –esa nomenclatura que en la mejor tradición adeco-copeyana usa al estado para enriquecerse; tanto, que en la confusión de términos de los legos es considerada una nueva burguesía: la boliburguesía– y los votantes chavista de a pie.

Fue simple y eficaz: sin atacar a Chávez –lo que en el contexto primitivo y conservador de la sociedad venezolana actual hubiese generado un rechazo de orden religioso y moral, aparte de no ser eficaz desde el punto de vista electoral–, Capriles con un muy buen uso de los medios a su disposición le indicó al electorado independiente pero que votaba al chavismo y al mismo electorado chavista blando, que los herederos de Chávez eran una cáfila de corruptos que soportaban sobre sus espaldas[1]. Las devaluaciones antes de la elección lo certificaban.

Fracturó así a los chavistas entre –permítaseme la retórica manida– los que se visten de rojo con humildes franelas y los que usan costosas y a veces blindadas guayaberas. Eso funcionó y causó la victoria en abril, luego robada.

Ante la descomposición actual y en medio de la cual podría ir de salida, el chavismo intenta toda fórmula a su alcance dictada desde Cuba para evitar o al menos retrasar ese desenlace. Como síntoma precisamente de que ya hace rato no cuenta con los votos, ahora quiere enajenar a la base opositora de su dirigencia. Copia grotesca sin pagar los derechos de propiedad.

Luego del fraude en las elecciones de abril la dirigencia opositora con Capriles a la cabeza desmovilizó a su base de electores. Por ello era o es previsible un rompimiento entre al menos parte de esos electores y esos líderes, sobre todo por lo esquizoide que resulta ser convocado a elecciones luego de desconocer e impugnar las elecciones anteriores sin resultados. El chavismo considera que puede fabricar esa brecha si no existe ya o aumentarla en caso contrario.

Siguiendo a la exitosa estrategia opositora de hace muy pocos meses, los rojos intentan dividir a la oposición usando dos absurdos argumentos: 1) su dirigencia es corrupta pero la base no; y 2) su dirigencia –específicamente el partido Primero Justicia–  es homosexual y por ello depravada, pero la base no.

El primer argumento no ha funcionado[2]: los propios chavistas creen que no es sincera la pretendida lucha contra la corrupción. Aparte de que mencionar esa palabra solo puede traer a la mente una larga lista de casos de corrupción chavista: plan Bolívar 2000, Central azucarero, el maletín de Antonini Wilson, Velásquez Alvaray, Pudreval, Bandes, Ferrominera, Seniat y así hasta llenar varios renglones. Todos sin investigar, todos sin culpables y todos ejecutados por los miembros de la nomenclatura írritamente en el poder.

Para la teoría además la corrupción se define como el uso de recursos públicos en beneficio de particulares, es entonces un delito de quienes administran recursos públicos,  mandan. No hay forma de achacárselo a los opositores.

Caricatura de Zapata en El Nacional de hoy.

Caricatura de Zapata en El Nacional de hoy.

El segundo argumento es en realidad una respuesta militar y muy cubana –basta revisar el “trato” a Reynaldo Arenas–, que coloca al chavismo muy cerca del fascismo y apela a esa sociedad primitiva que es la base del electorado chavista y que ve en la diferencia un anatema. Ya desde la campaña electoral de octubre de 2012 se ensayó atacar a Capriles por no compartir la identidad que el chavismo asume como correcta. Por sus orígenes judíos fue insultado por el antisemita Chávez que lo llamaba cochino. Por no tener esposa era marico o el muy cubano mariconcete.

Al respecto y como nota al margen señalaré que desde el ‘libro’ El oráculo del guerrero” –que ya desde su primera elección delataba la inagotable ignorancia de Chávez– y hasta el misil de la Plaza El Venezolano en Caracas, la estética gay ha estado presente en el imaginario chavista. Hay imágenes inolvidables en las que el mismo Chávez cual miss venezolana le lanza besos a la multitud desde alguna carroza oficial.

Este último ataque se ha tropezado sin embargo con que la intolerancia no es muy bien vista por una parte de la sociedad que puede hacer mucho ruido y ayudar a restarle aun más apoyo – aparte de lo feo que se ve en CNN en español el reportaje sobre la homofobia chavista–. Por ello ha sido muy cómico ver a jerarcas chavistas tener que negar su naturaleza de militares homofóbicos –incluso los civiles de la nomenclatura pueden considerarse así–, asegurando cuán amigos son de la diversidad sexual.

No soy un adalid de la igualdad, hay comunidades humanas diversas que ni siquiera sé que existen. Pero la marginación y eventual eliminación de los diferentes comienza con los que son de otro partido, raza o religión, continua con los que usan su cuerpo como mejor les apetece, para tarde o temprano terminar con los que simplemente leen el periódico incorrecto. Antes de que le toque a cada grupo, este guardó silencio.

Al intento exitoso de Capriles por divorciar a parte del electorado chavista de su dirigencia lo motivó el no contar con los votos suficientes. El intento chavista de hacer lo mismo hoy delata su verdadera situación en las urnas electorales. Hay que ser entonces muy estúpido para ser tan impúdico en tal estrategia.

 

 

Imágenes http://es.123rf.com/photo_8273333_conjunto-de-vector-de-clasicos-enchufes-electricos.html y http://www.el-nacional.com/opinion/zapatazos/Zapatazo-viernes-agosto_18_246155383.html respectivamente.

 

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

Verdades que ofenden..

"Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga" Diderot. / "El que tiene la verdad en el corazón no debe temer jamás que a su lengua le falte fuerza de persuasión" Ruskin - (Bitácora-Biblioteca virtual y PERSONAL, recopilatória de aquellos artículos que despiertan mi interés).

yofumoenpipa

SOY DE LETRAS

propuestas in_consultas

arquitectura, docencia, ciudad y otros asuntos.

A %d blogueros les gusta esto: