Neolengua chavista: Guerra

Toy_Soldier_by_tmr5555Mambrú se fue a la guerra es la versión en español de una canción popular infantil francesa, Marlbrough s’en va-t-en guerre.

Wikipedia

 

 

 

Algunos lugares comunes para empezar: toda neolengua en el sentido que se le da aquí es un arma por su finalidad de destrucción del lenguaje y una guerra es el enfrentamiento entre enemigos. Al enemigo se le captura o mata, de preferencia esto último.

Ese carácter militar de las neolenguas podría no ser del todo premeditado: ¿qué otras palabras utilizaría un teniente coronel –o un cabo– que asaltase el poder; distintas a batalla, patria, vanguardia, ofensiva, héroe?, ¿cuántas palabras usa, en que tiempos verbales escribe un capitán, un sargento? Lo árido del vocabulario, con su sintaxis casi taquigráfica llena de siglas y abreviaturas reduce el alcance del pensamiento, lo que facilita la dominación. Pero más que esa intencionalidad podría pensarse que al menos al inicio no pueden hablar de otra manera, no tienen otro lenguaje.

Aunque Chávez era militar y transformó el lenguaje en la peligrosa jerigonza castrense que ladra  hoy el país, no fue él quien declaró la guerra civil[1], sino Nicolás Maduro, quien no es un líder de ningún tipo, pero sobre todo no es un líder militar.

Si la oposición vence al chavismo ejerciendo los derechos que establece su propia constitución hecha a la medida, y no puede criminalizarse ese ejercicio en la escala necesaria, si reprimirla indiscriminada y masivamente es inviable en momentos de ilegitimidad, si no termina de irse del país, o la propaganda falla en convertir a sus miembros en chavistas, ¿cómo se le anula?: se inventa una guerra y se le convierte en la enemiga que la causa. Ese casus belli legitima las acciones mencionadas en el primer párrafo.

Esta peligrosa construcción retórica es también una justificación. Como la propaganda fracasó en fabricar una guerra convencional (esa pendejada en la que se acusaba a la oposición hace pocas semanas de tener aviones de combate en Colombia), como también fracasó incluso desde los tiempos de Chávez en endilgarle a la oposición la autoría de la guerra de baja intensidad[2] que causa la violencia criminal[3] (aquel ‘argumento’ delirante de que el capitalismo es el culpable de los robos y asesinatos) y dado que la regencia de Maduro coincide con las peores consecuencias del manejo chavista de la economía, la opción que queda es precisamente la de la guerra económica.

La neolengua debe acondicionar el pensamiento para que sea imposible advertir que la economía colapsó porque Chávez fue un ladrón gigante que confundió el patrimonio del estado con el suyo, o por  la demencia de Giordani[4], o por la mera ineptitud: debe creerse que es porque está bajo ataque del chivo expiatorio habitual –no por manida, la deformación del lenguaje es menos peligrosa–: la oposición dirigida por los Estados Unidos[5].

Es inconcebible que el chavismo acepte que durante 14 años destruyó la economía con la confiscación (mal llamadas en neolengua expropiaciones) de tierras y otros bienes de producción, el control de cambio y de precios, el aumento de la dependencia petrolera y en suma (sin considerar el efecto del crimen organizado y la corrupción) el intento absurdo de una economía planificada desde el estado. Las palabras deben distorsionar esta realidad.

No importa si la contumacia en el error conduce a la caída: el chavismo no puede ser en el pensamiento de nadie, el responsable de una quiebra económica idéntica a la que produjeron los gobiernos adeco-copeyanos a partir de 1983. Por eso la palabra guerra, por eso se alcanza tal cota en la destrucción del lenguaje.

~ ~ ~

Imagen: http://tmr5555.deviantart.com/art/Toy-Soldier-174663866.


[1] Chávez amenazó en neolengua con la “revolución pacífica pero armada” al país, con la “guerra al latifundio” al campo, puso al ejército a hacer el ridículo entrenando y ofreciendo “guerras de cuarta generación”, pero nunca afirmó que había una “guerra” en el país, ni siquiera durante finales de 2002.

[2] Se toman licencias con esta definición que puede consultarse en este enlace: http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_baja_intensidad. Aunque una de las definiciones de guerra a secas más empleada establece como uno de los requisitos del concepto la muerte de al menos 1000 personas durante el conflicto. En reitera que en Venezuela ocurren 20 mil muertes violentas al año.

[3] Se insiste en la advertencia de que la Venezuela chavista no es la Alemania nazi o la Italia fascista, porque otra forma de destruir el lenguaje es vaciar de contenido ciertas palabras-hitos mediante su banalización. Además, aunque el chavismo usa la delincuencia como forma de control social, esta no es aún un cuerpo paramilitar organizado como las SA o los camisas negras. Lo más cercano son las bandas de motorizados armados empleados mayormente durante las elecciones y las bandas de narcotraficantes –denominadas ‘colectivos’ en la  neolengua chavista–. La así denominada ‘milicia bolivariana’ podría eventualmente llenar la figura.

[4] El peor ministro de finanzas de América Latina según puede verse en este vínculo: http://www.elmundo.com.ve/noticias/economia/politicas-publicas/giordani-es-calificado-como-el-peor-ministro-de-fi.aspx.

[5] Emulando aún más la neolengua cubana hubo aquí una tímida alusión a un ‘bloqueo económico’ que no prosperó, sin embargo y dado que es muy posible que la economía empeore no sería extraño que se incruste de nuevo en el lenguaje junto a la frase ‘período especial’.

Anuncios
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Gisela Kozak Rovero

Escritora - Blog Personal

Ecos de pentagrama

Una caja de música guarda muchos pensamientos aleatorios

Foreign Policy

the Global Magazine of News and Ideas

Jacintario

Página web de la escritora Jacinta Escudos

PolítiKa UCAB

Escribiendo política de una manera distinta

Robert Minto

essaying to be

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

A %d blogueros les gusta esto: