Neolengua chavista: Patria

bandera-venezuela

Imagen: paraemigrantes.com

Dulce et decorum est pro patria mori

Horacio

 

 

Pringosa de cursilería, pero terriblemente peligrosa, la palabra patria ha servido para la exclusión –como lo ha hecho en todos los contextos– en Venezuela.

La frase en neolengua chavista: ‘¡Los que quieran patria, vengan conmigo!’ (originalmente mal escrita por Hugo Chávez en un ilegal acto de proselitismo político en la Plaza Bolívar de Caracas que iniciaba la campaña para el írrito referendo de 2009) puede traducirse como: ‘Los que quieran su parte del botín voten por mi’, pero también como ‘Los que no quieran ser tratados como apátridas voten por mi’.

La exclusión obrada primero en la palabra y luego en los hechos, se convierte en la eliminación de algo más importante que una entelequia fallida (a fin de cuentas ¿quién necesita para vivir la patria venezolana?: solo por el accidente de haber nacido aquí es más probable morir de dengue, malaria o una bala que en buena parte del planeta): se pierden los derechos ciudadanos.

Al leer la frase anterior me doy cuenta de que todo el país carece de la condición de ciudadanos excepto por (a falta de un mejor término) la burguesía chavista. Los opositores quedan excluidos por su condición, pero los chavistas comunes también porque son ellos el público objetivo de la ineptitud en las políticas públicas: ¿qué delata más la ciudadanía de segunda o su carencia absoluta que una cola en mercal para comprar comida subsidiada? La patria es de unos pocos.

Esa exclusión fabricada desde la definición chavista de patria (tal concepto se reduce en realidad al estribillo de una canción repetido ad nauseam por la propaganda) se termina de configurar con el ucase en neolengua: ‘el que no es chavista no es venezolano’. Luego de la infamia de la lista Tascón sabemos muy bien que la exclusión, que la condición de apátrida no es simbólica. Esas frases han sido aplicadas en una exitosa política pública –tal vez la única– de marginación de opositores para los que no hay ciudadanía, no hay país.

Otra perversión del pensamiento que se quiere inducir con el uso de la palabra patria es la de asignarle a Chávez la cualidad del demiurgo de la nacionalidad. De la frase en neolengua chavista ‘ahora tenemos patria’ se derivan entre otras estas preguntas: si ahora tenemos patria ¿qué teníamos antes?, ¿desde cuándo es ese ahora?, ¿1999?, ¿2012?, si antes no había patria; ¿quién fabricó la que hay hoy?

Las respuestas que el chavismo pretende instaurar desde su neolengua conducen a la concepción de que le debemos la patria a un hombre que ya no es Simón Bolívar, sino a un militar golpista, el así llamado –con esa frase que casi agota la cursilería–: ‘corazón de mi patria’.

~ ~ ~

 

 

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Gisela Kozak Rovero

Escritora - Blog Personal

Ecos de pentagrama

Una caja de música guarda muchos pensamientos aleatorios

Foreign Policy

the Global Magazine of News and Ideas

Jacintario

Página web de la escritora Jacinta Escudos

PolítiKa UCAB

Escribiendo política de una manera distinta

Essaying to Be

by Robert Minto

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

A %d blogueros les gusta esto: