Neolengua chavista: Comandante eterno/Comandante supremo

ScottishuniformAiguilletteEpaulette“There´s no mountain higher.”

The Supremes

Con esta entrada rompo el orden alfabético: tal vez hablar en neolengua chavista me ha hecho estúpido. Había olvidado por un momento –a veces funciona el exilio interior– las frases del título y su adulancia extrema y cursi.

Hasta aproximadamente 2007 Chávez no se atrevió al ridículo de asumirse del todo como un sosías de Fidel Castro. Hasta ese momento era –en su cabeza– el heredero, el discípulo aventajado que continuaría el ya caduco intento de cubanizar América Latina. Era el hijo, no el comandante mismo.

Luego de comprobar a finales de ese año que la legalidad y la legitimidad en una democracia se deben a la volubilidad de los votos comenzó su mutación de presidente electo y constitucional; primero a comandante (su rango militar le daba esa posición de mando durante el intento de golpe de estado de 1992) y luego a comandante en jefe. Este último que es una atribución de los presidentes civiles en los países democráticos y que sella el sometimiento de los militares a los civiles, fue convertido en un rango militar del que se dotó a Chávez pervirtiendo ese principio republicano.

Su poder ya no provenía de los cambiantes resultados electorales (ante la derrota del 2D llegó a decir entre otras cosas que ‘el pueblo no estaba maduro para esa consulta’) que aún en elecciones cada vez más fraudulentas podían saldarse con imprevistos, sino de su no contestada condición de jefe militar.

Durante las campañas previas no recuerdo que deliberadamente se hiciese llamar comandante como parte de la propaganda electoral: no hay afiches o jingles que lo mencionen, como sí los habrá hasta el hartazgo posteriormente. El populacho deseoso de un amo lo aludía así, pero su gobierno insistía en darse algo de barniz civil; de que se le llamase como ya se indicó, presidente electo y constitucional, sobre todo luego de abril de 2002, porque el chavismo siempre inseguro perseguía establecer la legitimidad de origen del cargo electo popularmente como antigualla contra cualquier intento de acortar el período presidencial.

Pero perder en las urnas ese año les hizo modificar la fuente de la legitimidad en el ejercicio del poder. Tal azagaya contra la ya diluida democracia comenzó desde el discurso, desde la palabra. A la muerte de Chávez, Venezuela no tiene retóricamente –y en mucho de la realidad– un presidente: tiene un jefe militar cuyo poder no depende de elecciones, un  mando que debe ser traspasado en principio a otro militar.

Pero escoge a Maduro y como es imposible convertirlo en un jefe, no digamos militar (la escena hace unas semanas en la que se hizo retratar en cadena con el cartel de comandante en jefe lo delata), sino siquiera de gobierno (lo que demostró con la derrota del 14 de abril), hay que corregir esa fatal precariedad en la legitimidad.

Eso se logra si se dota a Chávez y de ahí a sus decisiones, de infalibilidad. Por eso el título de comandante en jefe asciende al de comandante supremo. En una sociedad tan primitiva como la nuestra esa infalibilidad se consigue de dos formas: creando una figura cuasi religiosa y erigiendo un caudillo militar. No se puede negar el acierto de unir ambas: ¿quién puede tener en esta comunidad política un poder que esté por encima del comandante supremo?

Así, estas frases buscan establecer en el pensamiento primero y luego en la realidad (en un orden cuasi dictatorial ya), que nada puede retar el designio de Chávez de imponer a un sucesor que eleva la estupidez a política pública con sus terribles consecuencias.

En esa realidad que se pretende configurar con la neolengua chavista, Maduro es presidente porque lo eligió el así denominado comandante supremo, porqué heredó la fatua autoridad de un muerto, no porque haya ganado una elección.

Imagen: http://en.wikipedia.org/wiki/File:ScottishuniformAiguilletteEpaulette.jpg.

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

Verdades que ofenden..

"Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga" Diderot. / "El que tiene la verdad en el corazón no debe temer jamás que a su lengua le falte fuerza de persuasión" Ruskin - (Bitácora-Biblioteca virtual y PERSONAL, recopilatória de aquellos artículos que despiertan mi interés).

yofumoenpipa

SOY DE LETRAS

propuestas in_consultas

arquitectura, docencia, ciudad y otros asuntos.

A %d blogueros les gusta esto: