Un periódico

Una muestra de la prensa de hoy en Venezuela.

Una muestra de la prensa de hoy en Venezuela.

Tolle, lege.

En Venezuela hay muchas formas de mendicidad. Algunas son robos disimulados. A pesar del petróleo nunca hemos dejado de ser un país pobre. En pocas cuadras puedes tropezarte con hasta media docena de mendigos, de ladrones o de ambos según toque en suerte.

En un país tan violento atemorizan sus formas de pedir, su aspecto. No me sobra el dinero para la caridad sobre todo cuando su reclamo es tan frecuente y como la mayoría de ellos considera muy cristianamente que esa virtud es una obligación del prójimo, las negativas suelen ser recibidas con ira, así que me alejo espantado –por miedo, no por asco– salvo que me embosquen en el trasporte público (una de las muchas sevicias de nuestro gentilicio), en cuyo caso solo subo el volumen de los audífonos.

Reitero, en un país tan depauperado la indigencia es un lugar común. Aquí todos limosneamos algo: comida, la firma de un funcionario, seguridad, silencio. La diferencia tal vez esté en lo andrajoso de la ropa del que pide, en nada más.

Hace algún tiempo uno de ellos/nosotros me salió al paso en un quiosco y me pidió para un periódico, quería leer algo me dijo. Pese a que soy más cercano a ese mendigo que a la mayoría de mis colegas, comencé a huir enfundado en mi crueldad habitual con una mueca desagradable de aderezo.

Suelo darme festines de prensa, hay días en las que los cuerpos de los periódicos y las revistas se desparraman indolentemente sobre mi cama a la espera de que decida por dónde empezar a leer. Al mudarme lo primero que hacía era establecer el quiosco más cercano. Siendo honesto prefiero la compañía de un periódico impreso –comienzo a dejarme seducir por las versiones electrónicas– a la de la mayoría de la gente, con impudicia me oculto tras ellos. Tal vez por eso sentí incomodidad al percibir que disfruto de un placer sencillo –es curioso como el chavismo nos ha vuelto epicúreos, los placeres más sencillos son verdaderos privilegios aquí: conseguir pan o leche, estar vivo, leer un periódico; así por ejemplo mientras escribo esto leo que a mi periódico favorito le queda un mes de papel, tal vez deje de imprimirse por que no es un pasquín rojo–  injustamente negado a otro.

Además ese muchacho me pedía con dignidad –algo que también nos estamos acostumbrando a mendigar– para leer no para comer: postergaba sin quejarse su hambre, algo que me avergonzaría no saber hacer. Quería un lujo –un periódico del día– que implicaba una elección siniestra, un lujo que para mí es cotidiano, trivial en buena medida. Leer: eso que tantos evitan como a la peste.

¿Cómo es la vida de alguien que quiere repetir un gesto humano que la mayoría desprecia con estúpida complacencia aunque eso signifique pasar hambre? Volví sobre mis pasos y le compré un periódico, uno local creo. Creí ofenderle si le ofrecía para comer, para tratar de expiar esa falta escribí esto.

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Gisela Kozak Rovero

Escritora - Blog Personal

Ecos de pentagrama

Una caja de música guarda muchos pensamientos aleatorios

Foreign Policy

the Global Magazine of News and Ideas

Jacintario

Página web de la escritora Jacinta Escudos

PolítiKa UCAB

Escribiendo política de una manera distinta

Essaying to Be

by Robert Minto

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

A %d blogueros les gusta esto: