No plazas

Plaza Independencia de Kiev el 18 de Febrero de 2014.

Plaza Independencia de Kiev el 18 de Febrero de 2014.

Marc Augé acuñó el concepto ‘no-lugar’ para referirse a los lugares de transitoriedad que no tienen suficiente importancia para ser considerados como ‘lugares’.”

Wikipedia

Si se generaliza miopemente podríamos decir que Venezuela vive por estos días su versión de la primavera, su propia revolución de color (aún por definir el tono) o que se incorpora tardíamente a las revueltas indignadas.

Podría ser todo lo anterior o incluso algo mejor: una revolución. Una en el sentido que he repetido insistentemente –siguiendo a Hannah Arendt– que deja como saldo la construcción de un espacio de libertad política.

En un caso u otro la experiencia que vivimos se diferencia de sus similares que menciono, en que el escenario de la protesta no ha sido exactamente la plaza pública, el ágora citadina real.

Innegablemente y ante la censura de prensa en el país, el ágora virtual –especialmente twitter– ha servido para motorizar la protesta y al mismo tiempo para narrarla. En esto coincidimos con el resto de las convulsiones políticas recientes en el mundo. Pero la plaza como lugar de la ciudad pensado para la política ha estado ausente en buena medida.

Desde el inicio de las protestas, los escenarios si bien han sido lugares emblemáticos de las ciudades, no son plazas, no lo son en esencia. Veamos.

La Plaza Venezuela, el epicentro de la convocatoria que descolocó al régimen el 12 de febrero, es más una redoma, que una plaza. Ese obelisco que observamos abarrotado de gente en las imágenes de ese día es casi una isla en medio de un distribuidor de tránsito caótico por lo que es difícil alcanzarlo a pie, la razón de ser de toda plaza.

La Plaza Brión de Chacaito donde Leopoldo López se entregó iniciando quizá un camino que lo siente en Miraflores, es en realidad el tramo más ancho y mejor conectado del boulevard de Sabana Grande.

Indudablemente no entran en esta lista Plaza Altamira, Plaza Miranda en Los Dos Caminos, la Sadel o la Plaza Las Tres Gracias en Los Chaguaramos que también han sido lugares de protestas en Caracas, sobre todo la primera. Pero sitios como el boulevard del Cafetal, Parque Cristal, Parque del Este, las inmediaciones del metro en Caricuao o las avenidas Francisco Fajardo y Francisco de Miranda, obviamente no son plazas en ningún sentido.

Plaza de la República, Maracaibo.

Plaza de la República, Maracaibo.

En el resto del país –salvo excepciones– sucede otro tanto. En Valencia por ejemplo se protesta mayoritariamente en la Redoma de Guaparo (de nuevo una rotonda para distribuir tráfico) obviándose la cercana Plaza Montes de Oca, o en frente del Shopping Center, sin considerar la Plaza Fabián de Jesús Díaz (creo que solo yo –extranjero al fin– llamo así a la plaza de Prebo) a pocos metros. También son ignoradas las Plazas Bolívar, Candelaria o Sucre como lugares de protesta que sobre todo en el caso de esta última tendrían una carga política y cívica mucho mayor que la de protestar en las inmediaciones del ‘Shopping’.

En Maracay sucede otro tanto, se protesta mayoritariamente el final de la avenida Las Delicias en una intersección de tráfico, pero no en la cercana Plaza Cristóbal Mendoza (de nuevo yo extranjero llamo así a lo que todo el mundo conoce como la ‘placita’ de La Soledad) o en frente del Hyper Jumbo Mall al final de la avenida Fuerza Aérea.

En el caso de esta ciudad su plaza emblemática, la Bolívar está desde hace unos meses en manos de contratistas (esos que tan buenos negocios hacen con la administración roja local y regional), aunque igual cuando estaba despejada no era el ágora de la polis.

El Obelisco de los Italianos en San Cristóbal, la redoma de Los Pájaros en Barcelona o la de Guanta,  o la Redoma de Banco Obrero en Punto Fijo tampoco son plazas aunque congreguen a los manifestantes.

Se me objetarán razones de tamaño, de visibilidad, o de seguridad. Con respecto al tamaño, varias pueden albergar multitudes tan bien como lo hace un distribuidor de tráfico y en cuanto a las más pequeñas, en varios momentos del día las manifestaciones son exiguas por lo que las plazas cumplirían su cometido, cuando la masa de gente aumentase no habría problemas con que el núcleo desbordase la plaza hacía las calles adyacentes. La visibilidad no es problema en una era en la que todos reporteamos y en cuanto a la seguridad, las manifestaciones en calles y avenidas son barridas igual por la represión como lo son las que han tomado plazas como bastión.

Hay excepciones a la falta de protagonismo que menciono. Están entre otras la Plaza Juan Maldonado en san Cristobal, la Plaza Monumento CVG en Ciudad Guayana, la Plaza Milla en Mérida o las Plazas de la República y Yepez (Plaza José Ramón Yepez) en Maracaibo. Qué mejor símbolo para protestar podría tener Maracaibo luego del asalto militar y policial de la Plaza de la República de ayer.

Las plazas son símbolos de la protesta a lo largo del mundo y de la historia desde Trafalgar Square hasta Tahrir. Poderosos símbolos, no en vano algunas son demolidas hasta los cimientos por haber acogido protestas. Por eso sus nombres son Libertad, Independencia o República. Esos símbolos además –sobra decirlo– aglutinan a las sociedades, hacen a los manifestantes más poderosos.

Plaza Altamira en Venezuela cumple mal esa función porque la oposición no pudo combatir con éxito la propaganda chavista luego de 2002, pero eso no obsta para que la protesta aquí tenga su propia Maidan Nezalezhnosti.

Plaza Sucre, Valencia.

Plaza Sucre, Valencia.

Tal vez me confunde el espejismo luego de años de enseñar la importancia de la política ejercida en el ágora ateniense donde el ciudadano trataba de convencer  –no siempre–  a su igual con su lógica y su oratoria.

 

Imágenes: http://www.theatlantic.com/infocus/2014/02/bloody-battles-in-kiev/100684/, @Intuitweetvo y http://www.skyscraperlife.com/city-versus-city/49508-valencia-vs-valparaiso-55.html  respectivamente.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

Verdades que ofenden..

"Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga" Diderot. / "El que tiene la verdad en el corazón no debe temer jamás que a su lengua le falte fuerza de persuasión" Ruskin - (Bitácora-Biblioteca virtual y PERSONAL, recopilatória de aquellos artículos que despiertan mi interés).

yofumoenpipa

SOY DE LETRAS

propuestas in_consultas

arquitectura, docencia, ciudad y otros asuntos.

A %d blogueros les gusta esto: