Neolengua chavista: Conferencia de Paz

Vagón del armisticio.

Vagón del armisticio.

If everyone demanded peace instead of another television set, then there’d be peace.’

John Lennon

Es llover sobre mojado mencionar las graves limitaciones que con el lenguaje siempre ha tenido el chavismo. Deficiencias exacerbadas hasta el paroxismo en la etapa madurista. Mucho de su éxito con las masas se debe a la formación de una neolengua que la halaga  –que no siempre ha sido intencional sino una consecuencia de esa ignorancia que señalo– por lo primitivo de su significado.

Obvio, la intención de desmoralizar y humillar a la oposición está detrás de cada palabra del discurso chavista. Autocracias y dictaduras del signo que sea comparten este rasgo: el poder debe mutilar al disidente, cauterizarlo del resto de la sociedad, lo que empieza por la palabra.

Así, el llamado a una “Conferencia Nacional de Paz” aparte del –ojalá– intento fallido de apaciguar la protesta, es un ejemplo tanto de la ignorancia como del uso violento del lenguaje. Veamos.

Es una muestra de ignorancia porque pareciera que a alguien le impresionó una frase grandilocuente: “Conferencia Nacional de Paz”, que no tiene nada que ver con el contexto venezolano de hoy. Tal vez la búsqueda en google de algún funcionario arrojó ese resultado que se convirtió en el show de anoche.

El significado unívoco, sin la deformación chavista del lenguaje, de una conferencia de paz nos indica que los vencedores las convocan cuando terminan guerras para imponer sin apelación sus condiciones a los vencidos. ¿Hay una guerra en Venezuela? ¿La ganó el chavismo? ¿La oposición que pelea en las calles aceptará condiciones que salgan de ese aquelarre onanista?

No hay una guerra –ni siquiera civil– porque una sola de las partes tiene las armas y también porque los muertos, heridos y detenidos los pone uno solo de los bandos.

El chavismo no ha ganado nada, ni siquiera el tiempo que desesperadamente busca para enfriar las calles. Incluso si el intento de apaciguamiento en el que les va la vida funciona, antes o después la economía quebrada, la inseguridad criminal o la dignidad humillada harán que ardan de nuevo las barricadas.

Luego de toda la violencia militar y paramilitar que ha lanzado el chavismo sobre la población inerme, aún mujeres en silencio, desarmadas, mostrando lo vulnerable e indefensa que es en última instancia la sociedad que se enfrenta al chavismo, marcharon ayer, los estudiante lo harán hoy y así ha sido durante años, por lo que no es previsible que la oposición acepté una desmovilización y se trague el jarabe rancio de una pacificación diseñada por el miedo cubano a perder su colonia.

En la historia venezolana encontramos al “Pacificador” Pablo Morillo, enviado por la corona española para someter a esta parte de América. Esa campaña se caracterizó por la brutal represión a los patriotas con instituciones tales como ‘tribunales de guerra’, ‘tribunales de sangre’ y ‘juntas de secuestro’. Bolívar obligó (antes de derrotarlo) a Morillo a negociar el tratado de regularización de la guerra. De nuevo el usar mal las palabras hace que nos burlemos por lo bajo del chavismo: tanto denostar –en una muestra de demencia– al “Imperio Español”, tanto destruir estatuas de Colón y resulta que el vodevil llamado conferencia de paz acerca a los rojos semántica e históricamente al ejército realista.

Fuera de la historia venezolana –reitero mi sonsonete de que la historia podría no servir de nada– tenemos a la Conferencia de Paz de Paris en 1919, una de las causas más importantes de la Segunda Guerra Mundial. Esa conferencia en realidad creó las condiciones de la peor guerra posible.

No importan la avalancha con la que la propaganda nos inundará: ese show de ayer llamado  “Conferencia Nacional de Paz” en el que no se habló de los muertos, torturados ni detenidos –que cerró con una modelo y animadora chavista de televisión dando un mensaje parecido al que dan las misses al ganar–, no es el lugar de la paz porque no convocó a la oposición: en Miraflores  no estuvieron los estudiantes, los partidos políticos, ni la sociedad ultrajada estos días. Solo estuvieron algunos domesticados empresarios ávidos de dólares baratos.

 

Imagen: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Wagon_armistice.jpg.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Gisela Kozak Rovero

Escritora - Blog Personal

Ecos de pentagrama

Una caja de música guarda muchos pensamientos aleatorios

Foreign Policy

the Global Magazine of News and Ideas

Jacintario

Página web de la escritora Jacinta Escudos

PolítiKa UCAB

Escribiendo política de una manera distinta

Robert Minto

essaying to be

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

A %d blogueros les gusta esto: