En Venezuela: ¿Cuál pendeja constitución es la que hay que respetar?

medalla-corte-suprema-de-justicia-caracas-1987-7065-MLV5148750173_102013-O“¿Qué sentido tiene arriesgar nuestras vidas por una norma inexistente?

YiYun Li

El golpe de estado chavista que finalmente tuvo éxito fue incruento. No causó los muertos y heridos de las intentonas chapuceras. Consistió en desconocer la constitución de 1961.

Los leguleyos –en un país que usa las constituciones como papel de baño, fue sorprendente la cantidad de abogados constitucionalistas que se convirtieron en oráculos a partir de 1998– lo llaman en su absurdo lenguaje preciosista: ruptura del hilo constitucional.

Me burlo de los ‘doctos’ abogados venezolanos, pero me veo en la obligación –soy uno de ellos– de malgastar bytes en pendejas explicaciones jurídicas como la que sigue.

Como se sabe una de las varias formas en las que se pueden clasificar las constituciones es en rígidas y flexibles. El elemento diferenciador es la forma en la que puede ser reformadas o derogadas. Las primeras solo son modificables o pueden perder su vigencia por el procedimiento que ellas mismas ordenan. Las segundas en cambio pueden serlo mediante un simple procedimiento ordinario.

La constitución venezolana de 1961 era –entre otras formas de clasificarla– una constitución rígida. Modificarla o derogarla por un procedimiento distinto al indicado por ella misma era dar un golpe de estado. Sin atenuantes, sin sofismas jurídicos.

Estamos en 2014 y conocemos la historia: en enero de 1999 la sala plena de la Corte Suprema de Justicia se sometió a Chávez –la masa ignorante, la estúpida clase media o los ricos acomodaticios podían cometer ese suicidio tal vez, pero no la reunión de los más capacitados y poderosos jueces del país que apenas seis años antes habían liquidado el orden político inaugurado en 1958– y en una así llamada sentencia estableció que la voluntad popular estaba por encima del derecho. El estado fallido que somos hoy se lo debemos a ese maldito pedazo de papel.

El orden jurídico chavista –a falta de un mejor nombre– que comenzó con las deliberaciones de una asamblea que no representaba la voluntad popular, porque en su elección se usó por primera vez a escala nacional el fraude electoral de la sobrerrepresentación, terminó en una primera etapa con una constitución mal fabricada según los delirios de un militar golpista.

Una así llamada constitución que se votó en medio del peor desastre natural que haya vivido el país, con una abstención cercana al 50%, una constitución hecha a medida del chavismo: desde su ridícula y analfabeta sintaxis hasta su finalidad caudillista, anti democrática.

Esa es la piedra miliar del orden jurídico que justifica todas y cada una de las violaciones a los derechos humanos en Venezuela.

Esa ‘constitución’ que aun hecha por encargo, el chavismo nunca ha respetado ¿por qué debe ser respetada por la oposición? ¿Cómo puede ser invocada por la oposición para recuperar la democracia perdida la misma ‘constitución’ que tiene a los militares en el poder? Salvo que el imbécil sea yo y no haya advertido que los requiebros de la dirigencia opositora por la fidelidad constitucional son oportunista –y bienvenida– táctica política.

A Carmona Estanga puede criticársele lo que sea –claro: fue derrocado–, pero nunca el que su primer acto en el poder haya sido derogar el orden jurídico chavista.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Gisela Kozak Rovero

Escritora - Blog Personal

Ecos de pentagrama

Una caja de música guarda muchos pensamientos aleatorios

Foreign Policy

the Global Magazine of News and Ideas

Jacintario

Página web de la escritora Jacinta Escudos

PolítiKa UCAB

Escribiendo política de una manera distinta

Essaying to Be

by Robert Minto

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

A %d blogueros les gusta esto: