Pinturas en la Oficina Oval: “Abraham Lincoln” de George Henry Story

Él no quería irse a ningún sitio, y menos a un país donde una negra no podía vivir como una persona normal…

Leonardo Padura. Herejes

 

La siguiente pintura que se encuentra en la Oficina Oval hoy y que me sirve de excusa para consumir unos kb de mi blog es el retrato de Abraham Lincoln, de George Henry Story, circa 1915. Éste es un óleo sobre lienzo de 76.8 x 64.1 cm, perteneciente a la colección de la Casa Blanca.

Como se sabe Story fue curador del Met entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Su vínculo con Lincoln le llevó a decirle al presidente cómo posar para su primera foto oficial, además de que sus bosquejos del personaje han servido como fuente para retratos posteriores.

Ya advertía que escribo desde la ignorancia. No sé nada de arte y por eso en esta serie de entradas sobre pinturas, lo menos que hago es escribir sobre estilos o colores. En realidad no sé nada sobre ningún tema, pero me gusta perorar sobre política e historia, y este retrato de Lincoln me da una buena excusa para hacerlo.

Luego de Ferguson[1], tal vez no es un exabrupto decir que la Guerra Civil estadounidense no terminó del todo. Solo se mudó a los suburbios pobres. Hay lecturas interesantes sobre el asunto en estos enlaces: http://time.com/3111727/ferguson-missouri-michael-brown-hyper-segregated/, http://www.washingtonpost.com/opinions/michael-gerson-ferguson-and-the-paradox-of-american-diversity/2014/08/14/95e2a824-23e3-11e4-958c-268a320a60ce_story.html y http://www.nytimes.com/2014/08/15/us/ferguson-images-evoke-civil-rights-era-and-changing-visual-perceptions.html, respectivamente.

Siempre me ha llamado la atención el racismo institucionalizado de ese país, y ahora más que nunca: si termino por convertirme en un balsero del aire y aterrizo en la Unión, sería una víctima de él.

El racismo allá no es solo una tara moral, es un rasgo cultural. El origen de los antepasados de cada persona es su verdadera identidad. Así, en los Estados Unidos, antes que an US citizen, primero se es ítalo americano[2], hispano o afroamericano[3].

Estos últimos son mis favoritos. Los negros estadounidenses tienen su propio inglés, su música, su pollo frito y su kool aid –perdón por el estereotipo racista MLK–, en fin: tienen su propio país dentro de los Estados Unidos.

Sobra que diga que Lincoln es el genio tutelar de Obama. Cuán frustrante debe ser para éste mirar en la Oficina Oval el retrato de aquel y constatar que en 2014 un negro de los suburbios sigue ocupando el lugar que tenía en el Sur en 1865, sabiendo al mismo tiempo que ninguna de las políticas que diseñe desde esa oficina cambiará eso.

 

_____________________________

[1] Aparte del racismo estos disturbios también pusieron el foco en la naturaleza del estado policiaco en el que se han convertido los Estados Unidos luego del 11 de septiembre, con unas policías devenidas en grupos paramilitares. También se han hecho consideraciones sobre las consecuencias de la periurbanización. Se puede leer al respecto aquí: http://www.washingtonpost.com/news/storyline/wp/2014/08/12/why-the-police-shooting-riots-in-ferguson-mo-had-little-to-do-with-ferguson/.

[2] El censo de ese país –nos dice Wikipedia– reconoce explícitamente cinco grupos étnico lingüísticos: blancos (los ítalo americanos entrarían aquí), negros, amerindios o nativos americanos, asiáticos, hawaianos nativos o isleños y tácitamente el grupo de los multirraciales. Los latinos o hispanos en realidad no son considerados un grupo aparte, sino que se ubican dentro de alguno de los anteriores, así; hay blancos no hispanos y blancos hispanos por ejemplo. En esta última sub raza o cuasi raza –no sé cómo decirle– se encuadran los cubano americanos con poca melanina, o los mexicano americanos, y varios de los cada vez más abundantes venezolano americanos, entre otros. Me aventuro a proponer entonces, nada originalmente por cierto, que los únicos estadounidenses verdaderos son los nativos americanos que se salvaron del ejército, las enfermedades y el alcohol.

[3] El nombre de este grupo étnico fue copiado servilmente por el chavismo en su ridícula cruzada anti racismo –el problema más acuciante del país, ¿no? –, por lo que hoy más de un pendejo lobotomizado habla de afrodescedientes para referirse a los negros de siempre. Al menos la ridiculez no ha dado aún en llamar a los chinos de toda la vida como asiático descendientes o a los portugueses –en desbandada junto a españoles e italianos–, europeo descendientes. A estos se les sigue diciendo muertos de hambre. Ya se sabe: para el chavismo las razas endógenas (sic) son mejores que otras.

Anuncios
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Gisela Kozak Rovero

Escritora - Blog Personal

Ecos de pentagrama

Una caja de música guarda muchos pensamientos aleatorios

Foreign Policy

the Global Magazine of News and Ideas

Jacintario

Página web de la escritora Jacinta Escudos

PolítiKa UCAB

Escribiendo política de una manera distinta

Robert Minto

essaying to be

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

A %d blogueros les gusta esto: