Marxistas suizos

Imagen: www.redbubble.com

Imagen: redbubble.com

“Erste kommt das Essen, dann kommt die Moral.”

Bertolt Brecht

 

Hace unos meses debí repasar por trabajo las reelaboraciones del marxismo –una de esas cosas divertidas que hago y por las que estoy seguro nunca enamoraré a Phoenix Marie– que van desde el neomarxismo hasta el posmarxismo: desde Lukács pasando por Adorno y Habermas, hasta Ernesto Laclau y Chantal Mouffe. Debí excluir al marxismo-leninismo porque el sentido del estudio era precisamente darle un vistazo a esta ideología aparte de su desfiguración soviética.

Tengo problemas con la palabra neomarxismo, me causa prurito. Porque el marxismo nunca es nuevo: siempre es esa mezcla rancia de pseudo ciencia con totalitarismo sin importar la sofisticación intelectual de los Horkheimer o los Žižek.

Además de una exigencia profesional entender el marxismo es una necesidad en Venezuela porque a partir de 2005 el chavismo se declaró socialista. Ese batiburrillo ideológico de los militares golpistas que iba desde nacionalismo desarrollista hasta la tercera vía, por fin se etiquetaba correctamente a sí mismo. Aunque no dejó de ser el pastiche de unos ignorantes alucinados.

A partir de ese momento tuvieron la justificación ideológica para comenzar la destrucción de la economía que delatan esas colas por pañales o harina que tanto nos avergüenzan hoy. La así denominada construcción del socialismo bolivariano fue el leit motiv que un poder judicial postrado esgrimió para que fuese legal confiscar tierras, empresas, canales de televisión, edificios y cualquier otra propiedad privada que el tablero del monopolio rojo necesitase. El expolio por decreto.

Luego de la salida del closet ideológico y ante su pretensión de originalidad, siempre se le cuestionó al chavismo el que no supiese identificar lo inédito del así llamado socialismo del siglo XXI, ¿qué le agregaba al marxismo? ¿Cómo evitaría la nomenclatura esclerotizada que se enquista en el estado y la sociedad? ¿Se había entendido el fracaso al que siempre conduce la planificación centralizada de la economía?

Siempre se tuvo la certeza de que lo que llamaban socialismo del siglo XXI era el mismísimo socialismo del siglo XIX. Que gente muera hoy en Venezuela porque no hay medicinas contra la hipertensión o que no haya desodorante en espray es la triste comprobación de eso.

Sin embargo y en loor de la honestidad intelectual, cuando repasaba a los neomarxistas como indicaba antes, hice el intento de tratar de identificar qué singularizaba la pretendida versión chavista del socialismo: ¿teoría crítica caribeña? ¿Posfordismo petrolero? ¿Hegelianismo llanero? No conseguí nada.

Imagen: hsbc.com/

Imagen: hsbc.com/

Temí que mi antichavismo recalcitrante me impidiese hacer investigación sociológica. Hasta que vino en mi ayuda hace unos días el SwissLeaks.

Ahora ya sé qué tipo de marxismo es el chavista, ya comprendí cuál es su sino epistemológico: el socialismo del siglo XXI es un tipo de comunismo que esconde en bancos suizos los fondos públicos que roba.

En la lista Falciani (hay información adicional en este enlace: http://economia.elpais.com/economia/2015/02/09/actualidad/1423490747_869803.html) el único estado que aparece como cliente es Venezuela (un mejor explicación puede leerse en estos vínculos: http://economia.elpais.com/economia/2015/02/09/actualidad/1423509060_230301.html y http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2015/02/150209_economia_latinoamericanos_hsbc_lf?ocid=socialflow_twitter, respectivamente).

Hasta ahora todos los demás clientes de la filial suiza del HSBC que se han filtrado son privados, salvo por las cuentas abiertas a nombre de la Tesorería Nacional y del Banco del Tesoro de Venezuela justo en 2005, a la par que el chavismo se declaraba socialista.

Lo anterior define mejor que nada la dialéctica chavista: es un cártel que contrata servicios financieros en paraísos fiscales para esconder el producto de su principal actividad criminal que es la corrupción.

Jean-Dujardin-Artist-Jean-Jacques-Saurel

Imagen: popsugar.com

En El lobo de Wallstreet el personaje de Jean Doujardin, un banquero suizo de esos que trabajan en el HSBC, habla buen inglés mientras acuerda con el personaje de Leonardo DiCaprio y sus cómplices cómo abrir cuentas para esconder lo robado pero cambia al francés cuando las cosas se ponen feas.

Los responsables de abrir las cuentas venezolanas con fondos públicos en la filial suiza del HSBC son dos militares: Rodolfo Marco Torres y Alejandro Andrade Cedeño (aquí el perfil de este último: http://elimpulso.com/articulo/alejandro-andrade-de-escolta-de-chavez-a-millonario-perfil).

Durante ya demasiados años hemos oído en Venezuela a los chavistas –especialmente a los militares– maltratar el castellano. No puedo dejar de preguntarme en qué idioma acordaban esconder el botín estos marxistas suizos.

 —————————

Más real robado: poco más de un mes después de escribir esta entrada, mañana @elmundoes abre con la noticia de que otros altos gerifaltes chavistas lavaron dinero en la filial española (después de tumbar estatuas de Colón e inventar la pendejada esa de la ‘resistencia indígena’) de un ‘opaco’ banco andorrano. Se puede leer al respecto en estos enlaces:     http://www.elmundo.es/opinion/2015/03/16/5505de5422601d634f8b4585.html?cid=SMBOSO25301&s_kw=twitter y http://www.elmundo.es/opinion/2015/03/16/5505de5422601d634f8b4585.html?cid=SMBOSO25301&s_kw=twitter, respectivamente.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Gisela Kozak Rovero

Escritora - Blog Personal

Ecos de pentagrama

Una caja de música guarda muchos pensamientos aleatorios

Foreign Policy

the Global Magazine of News and Ideas

Jacintario

Página web de la escritora Jacinta Escudos

PolítiKa UCAB

Escribiendo política de una manera distinta

Essaying to Be

by Robert Minto

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

A %d blogueros les gusta esto: