Ganado

Imagen: http://www.thecis.co.uk/

Imagen: thecis.co.uk/

Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de , que soy manso y humilde (…)

Mateo 11:29

 

Lo primero que vi hoy en la televisión fue una noticia sobre Mauthausen o Belsen, no vi fotos viejas de prisioneros, solo alguien hablando. Pero aun sin ver prisioneros la imagen a la que siempre me remiten los campos es a filas de ellos.

Es un lugar común que de los varios animales a los que pretendieron reducirlos los nazis, los prisioneros en los campos eran considerados ganado: en trenes para ganados se les trasportaba –o se les gaseaba antes de la eficiencia de las cámaras–, se les marcaba como tales e incluso algunos guardias de las SS usaban látigos.

Para escribir esto, hago mi tarea –no muy acuciosamente– y me tropiezo con que el origen moderno de los campos de concentración es español: los usó España durante la Guerra de Cuba a finales del siglo XIX. Sin embargo, la configuración de los campos como fábricas de muerte es estalinista con el Gulag. Luego los socios nazis llevarían la ‘tecnología’ a los hitos que conocemos y con los que me tropezaba esta mañana.

En ‘Vida y destino’, Vasili Grossman nos cuenta cómo la mayor aportación nazi al concepto fue el que los propios prisioneros colaborasen en su exterminio. Aunque se ayudaban con cercados eléctricos y perros, lo cierto es que la Totenkopfverbände siempre tuvo un número mínimo de guardias en los campos, el orden dentro de ellos hubiese sido imposible sin la conformidad de los prisioneros –el que algunos sonderkommandos volaran los hornos en Auschwitz casi al final de la guerra o escondieran huesos y fotos para probar las muertes es una excepción–.

Aunque me asfixio en Venezuela sé perfectamente que aún no es un lager. Sin embargo aquí me tropiezo a diario con la imagen de gente mansa que espera de buena manera a que la humille un régimen político al menos protofascista.

Imagen: ecopapel.es/

Imagen: ecopapel.es/

Se acerca un simulacro de elecciones y para hacer el simulacro de que las ganan, el chavismo está repartiendo algo de lo que queda. En sus buenos tiempos eran neveras y aires acondicionados chinos, dólares baratos para viajar o carros iraníes. Hoy solo es carne.

Sí, carne de res por debajo de los costos de producción, en ‘operativos’; es decir sin garantía de que se repetirá. En un país tan mísero, filas como esa son largas. Hoy observé por un rato una de ellas. Un afortunado –que asumo  o no tiene trabajo o no fue hoy– luego de horas, exponía orgullosos su logro, a la vez que explicaba cómo “por el precio de un kilo había comprado seis o siete kilos y tenía para un mes” sin advertir que no hay almuerzo gratis, que ese subsidio lo paga –el precio más barato que paga– con su dignidad que le hace valorar como una gesta comprar algo de comida.

En la fila no aprecié incomodidad o rebeldía: solo la pobreza como picana. A los que esperaban les parecía un buen trueque eso de cambiar varias horas por unos kilos de proteína. Al rato tuve problemas para identificar de qué lado del peso estaba el ganado.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Gisela Kozak Rovero

Escritora - Blog Personal

Ecos de pentagrama

Una caja de música guarda muchos pensamientos aleatorios

Foreign Policy

the Global Magazine of News and Ideas

Jacintario

Página web de la escritora Jacinta Escudos

PolítiKa UCAB

Escribiendo política de una manera distinta

Robert Minto

essaying to be

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

A %d blogueros les gusta esto: