Índice Natgeo

Imagen: theprimalist.com/

Imagen: theprimalist.com/

We fancy, because an individual would be much richer, were his stock of money doubled, that the same good effect would follow were the money of every one increased; not considering, that this would raise as much the price of every commodity, and reduce every man, in time, to the same condition as before.

David Hume

Como es conocido, la revista The Economist publica semestralmente desde 1986 su índice Big Mac en el que muestra el poder adquisitivo de distintas monedas usando como referencia el valor del menú de ese nombre de McDonald’s –espero haber entendido bien la explicación del artículo de Wikipedia, aunque hay una mejor en este enlace: http://www.economist.com/content/big-mac-index–, en los países donde se vende. Así, se  compara el valor en dólares, una vez hecho el cambio, de ese menú; para determinar lo sobrevaluada o devaluada que esté la moneda local y de ahí su capacidad de compra.

Es una medida de la pobreza –a la que se le critica falta de rigurosidad, aunque en The Economist siempre han aclarado que nunca pretendió ser una medida precisa, por lo que además han creado un índice ajustado que incluye el PIB por persona–: si ganas un salario en una moneda devaluada hasta el subsuelo hay cosas que nunca tendrás.

Venezuela quedó de última en el más reciente índice Big Mac, este enlace muestra la noticia: http://www.el-nacional.com/economia/Venezuela-ultimo-indice-Big-Mac_0_668333349.html. Aquí, esa hamburguesa costaba en julio 0,67 centavos de dólar –en este enlace están los datos exactos: http://www.economist.com/content/big-mac-index– a un cambio irreal al cual virtualmente no se transa ningún bien o servicio. Mientras escribo casi dos meses después, tal vez el precio haya caído en un tercio.

No recuerdo nunca que luego de ver una de esas listas que agrupan a los países según algún criterio de desarrollo, me haya sentido bien con llevar una cédula venezolana. No recuerdo una medición del tipo que sea en la que no se nos haya retratado como un país menesteroso. Durante décadas.

Portada de National Geographic en español de diciembre de 2000

Portada de National Geographic en español de diciembre de 2000

Bien: volvamos a los índices que delatan el mísero país que somos. Una moneda devaluada sirve para mejorar las exportaciones –una de nuestras metrópolis, China; acaba de hacerlo artificialmente una vez más para mejorar su ralentizada economía–, pero si está tan devaluada que incluso fabricarla es más caro que su valor legal, sus billetes (las piezas en metálico hace rato desaparecieron contrabandeadas) solo sirven para hacer aviones de papel. Así pasa incluso con nuestro billete de más alta denominación, como leemos en este enlace: http://www.el-nacional.com/economia/billete-bolivares-vale-Suramerica_0_668933174.html.

Supongo que hay otras formas de medir nuestra pobreza, otros índices de nuestra miseria. Sobre todo porque en Venezuela es legal (legalidad chavista se entiende) que el Banco Central no publique ningún indicador (dañaría la economía fue el argumento de los gerifaltes rojos), por lo que para medio discernir el pantano en el que nos movemos, los venezolanos hemos ideado nuestros propios índices económicos hechos en casa.

Por ejemplo, algunas amas de casa tiene algo así como el índice cartón de huevo o el índice kilo de caraotas. Algunos pícaros tienen su índice cuatro horas en el motel y así. Simplemente te fijas en el precio de un bien o servicio hoy y luego compruebas cómo semana a semana va subiendo al ritmo con el que el régimen imprime billetes para tapar ese hoyo negro llamado déficit fiscal (más de 20% del PIB). Así sabes cuán pobre te has vuelto.

El mío es el Índice Natgeo. La última vez que compré una revista National Geographic en español, en agosto del año pasado –que llegaba con cuatro o cinco meses de atraso–, pagué Bs. 80 (en realidad 80 mil, ya que la pendejada esa de quitarle tres ceros a la moneda solo sirvió para escribir menos ceros y para nada más), luego de casi un año de no verla más en los quioscos (tampoco se vende desde hace años la misma The Economist o TIME, cuyo último precio etiquetado que vi fue de Bs. 100, ósea: ¡100 mil bolos! ), hace unas semanas a finales de julio, me tropecé con una –aunque era la versión en inglés[1], de hace diez meses– en Bs. 600, es decir: ¡¡600 mil bolos!!

Esa revista sola, hace un mes, valía el 6% del sueldo de un profesor universitario que  recién ingresa al escalafón.

Portada de National Geographic en español de abril de 2014

Portada de National Geographic en español de abril de 2014

Los índices que incluyen comida en su valoración de la debacle venezolana denotan hambre. Mi índice denota algo más, una animalización en otra esfera más sútil.

En Venezuela si no eres un enchufado, un narco, un empresario acomodaticio, en suma; un miembro de la boliburguesía, lo cierto es que tienes problemas para vestirte, comer o estar sano. Pero el que esa pendeja revista cueste más de medio millón de bolívares y que haya aumentado siete veces su precio en un año, habla de otra carencia, una imperceptible, menos acuciante para algunos. Aunque igual de humillante.

Debí fotografiar esa revista en 600 mil bolívares, para ponerla junto a mi afiche de Sharbat Gula.

 

_____________________

[1] La revista en inglés solía duplicar el precio de la versión en español.

 

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

Verdades que ofenden..

"Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga" Diderot. / "El que tiene la verdad en el corazón no debe temer jamás que a su lengua le falte fuerza de persuasión" Ruskin - (Bitácora-Biblioteca virtual y PERSONAL, recopilatória de aquellos artículos que despiertan mi interés).

yofumoenpipa

SOY DE LETRAS

propuestas in_consultas

arquitectura, docencia, ciudad y otros asuntos.

A %d blogueros les gusta esto: