El Demoledor

Sin títuloOn veut bien être méchant, mais on ne veut point être ridicule.

Molière. Tartufo

Hay algo profundamente caricaturesco en el chavismo que alcanza su epítome con Nicolás Maduro. Claro, esta ha sido una bufonada que hemos pagado muy caro.

Si hubiese alguna forma de obviar los muertos, el pillaje, la humillación, de todo este tiempo, el saldo que queda luego de 16 años son unos personajes de comiquita, qué otra cosa sino fue Chávez. Nos delata como nación el que la mayor parte de ella haya sido seducida por un bufón, por una caricatura.

Lo de Maduro como máxima expresión de un chiste está determinado además por su fatal necesidad de ser un sosías de Chávez: ese imitador de segunda de Fidel Castro. Vestirse como otro, hablar como otro, que a su vez se vestía como otro, hablaba como otro, hace que cada aparición pública de Maduro sea ese show ridículo al que asistimos desde el dedazo de diciembre de 2012.

Repito: si no fuese por los terribles daños, es como si estuviésemos viendo una desvencijada parodia de la Radio Rochela. Solo que nadie se está riendo ya.

Imagen: el-nacional.com/

Imagen: el-nacional.com/

La cercanía entre Maduro y una comiquita se me hizo más patente aún con las marcas que dejan los militares en las casas de los colombianos deportados –¿cuántos de ellos habrán sido cedulados irregularmente para alterar elecciones desde 2004?– en los últimos días desde Táchira. A algunas les ponen una R, cuyo significado aún no conozco (¿’Robadas’, tal vez?), pero a las más precarias las marcan D, que quiere decir demolición.

El chavismo siempre con la palabra fascista lista para agredir y mira: erige a una minoría como chivo expiatorio y destruye sus vidas. Supongo que con cada colombiano deportado el kilo de caraotas se hace más barato.

Sí, Maduro es un dibujo animado, tiene mucha –sino toda– de la ineptitud del Coyote, de la ceguera suicida de Mr. Magoo, o los bigotes y la violencia bufa de Sam Bigotes, pero con lo de los ranchos demolidos de los colombianos –tan Israel en la Franja de Gaza– lo equiparo con una versión pendeja, pero peligrosa de Ralph el Demoledor, esa película de Disney de hace dos o tres años.

Ser un torpe destructor que derriba la casa en la que vive es una exacta metáfora del chavismo.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

Verdades que ofenden..

"Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga" Diderot. / "El que tiene la verdad en el corazón no debe temer jamás que a su lengua le falte fuerza de persuasión" Ruskin - (Bitácora-Biblioteca virtual y PERSONAL, recopilatória de aquellos artículos que despiertan mi interés).

yofumoenpipa

SOY DE LETRAS

propuestas in_consultas

arquitectura, docencia, ciudad y otros asuntos.

A %d blogueros les gusta esto: