Fukuyama tenía razón

CeBbHHpXIAEYdp7

Imagen: ‏Reuters

Conduciremos a la humanidad con mano de hierro hasta la felicidad, decía un cartel en la entrada del campo de concentración de Solovkí, primera semilla del Gulag.

jotdown.es/

 

Sí, ya sé, a las viudas del comunismo –esa especie aun más resistente que las cucarachas– el título de esta entrada las hará retorcerse como un vampiro al que se le enseña la cruz, pero es cierto: el fin de la historia ya sucedió.

Como es sabido, las dos grandes ideologías modernas proponen un fin de la historia, no otra cosa son la dictadura del proletariado para el marxismo-leninismo y el advenimiento de la democracia liberal y la economía de mercado en el liberalismo.

Siempre me ha parecido paradójico –la idea no es original– que la aceleración del tiempo que propone la modernidad, terminase en un no-tiempo, en un estadio en el que nada pasa. Para los comunistas, en su paraíso obrero, la dictadura del proletariado con su abolición a sangre y fuego de las instituciones burguesas, elimina la necesidad de revoluciones y la lucha de clases, no sucede nada: los seres humanos –menos los que son destruidos en los campos de concentración– nos dedicaríamos a ser felices por toda la eternidad. En la acera de enfrente, para los liberales (a veces mal llamados neoliberales), luego de la Revolución Francesa, antes o después la humanidad abrazaría el estado de narcolepsia en el que comprar sustituye al conflicto y por ende cancela la historia.

Obviamente mi resumen es muy apretado –alguien podría declararme inepto para enseñar en una universidad– y sirve de blanco para la docta crítica, sin embargo, si abrimos el periódico hoy –¿todavía se lee en papel?– es imposible no constatar que el fin de la historia que propuso Fukuyama (quien popularizó una idea de Alexandre Kojève), justo al caer el Muro de Berlin, se verifica con la visita de Obama a Cuba.

Cuando el Air Force One entró al espacio aéreo cubano, liquidó la dialéctica (o los restos fosilizados que quedaban), el bloqueo y ese complejo de inferioridad tan latinoamericano llamado antiyanquismo. Cuba será el mercado que le faltaba al área de libre comercio que de facto es América Latina –me gusta pensar cómo Chávez se retuerce en su tumba–.

Lo que describo no es necesariamente malo. Donde se hace más patética la primacía del binomio democracia liberal/economía de mercado[1], o más sencillamente del american way of life, es  en la foto que abre la entrada y que representa mejor que ninguna otra esta visita de Obama a La Habana. En ella se ve al Air Force One, un Boing 747 personalizado, volando sobre un par de esos carros de museo que abundan en La Habana y que harían las delicias de Chip Foose. Hay una brecha, tal vez insalvable, de 60 ó 70 años entre ambas tecnologías, que representa una más grande aun, que va de la premodernidad a la postmodernidad. He ahí la única promesa cumplida del castrismo: podrirte en el tiempo, aunque excusándose en el bloqueo.

COPSKsaWoAEeLm6

Imagen: sumarium.com/

La crítica de Trump sobre que Obama no fue recibido por Raúl Castro, no es relevante: solo artificios electorales, porque su sola presencia en Cuba muestra la aguda postración cubana que ya no puede ordeñar a su quebrada colonia venezolana. Incluso si Trump ganase la presidencia y desanduviese un poco la política exterior de Obama, basta mirar la lista de empresarios que desembarcaron con Obama[2], para entender que la inviabilidad del modelo cubano que Fidel Castro confesó justo antes de sucumbir a esa senilidad que tanto parece disfrutar Nicolás Maduro[3], está siendo resuelta con dólares estadounidenses y adulación castrista –les va la vida en ello–, en un proceso irreversible que coloca a la así denominada Revolución Cubana como un desvío más, aunque terrible, en la fatal marcha de la historia hacia la satisfacción idiota de comprar en un mall y ver reality shows.

 

_________________________

[1] Aquí debo citar la posibilidad mencionada por Fareed Zakaria de que a los distintos tipos de capitalismo le correspondan distintos regímenes políticos, no siempre democráticos, lo que no hace inviable una sociedad tal. Ahí está China para demostrarlo o tal vez Cuba en el futuro

[2] Hay información relevante sobre el tema en este enlace: http://www.lanacion.com.ar/1881622-quienes-son-los-empresarios-que-acompanan-a-barack-obama-en-su-visita-a-cuba.

[3] Aunque luego la propaganda cubana le enmendó la plana al ‘Caballo’, su declaración puede leerse en este enlace: http://www.theatlantic.com/international/archive/2010/09/fidel-cuban-model-doesnt-even-work-for-us-anymore/62602/.

 

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Luego de leer tu comentario, te daré mi opinión.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Gisela Kozak Rovero

Escritora - Blog Personal

Ecos de pentagrama

Una caja de música guarda muchos pensamientos aleatorios

Foreign Policy

the Global Magazine of News and Ideas

Jacintario

Página web de la escritora Jacinta Escudos

PolítiKa UCAB

Escribiendo política de una manera distinta

Essaying to Be

by Robert Minto

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana

A %d blogueros les gusta esto: