Panamá

c6680c94440db637a9cf838dbf0aaaa7

Insignia de hombro de la 82 división aerotransportada del ejército estadounidense que ha sido desplegada en República Dominicana, Granada, Honduras y Panamá. Imagen: pinterest

I get high with a little help of my friends. Joe Cocker

 

Ya he mencionado que el gentilicio venezolano es profundamente travesti. Nada mejor que un mundial de fútbol para ver el gusto con el que disfrazamos el pasaporte: brasileños en la eliminatoria, argentinos en cuartos, alemanes en la final.

Precisamente como nos tocó ser venezolanos, una enfermedad hereditaria imposible de erradicar de nuestro ADN, tratamos desesperadamente de ser otros, de exhibir otros pasaportes; aunque no cualquiera: sabemos, como todos en este planeta, que unas nacionalidades siempre viajan en primera, por eso la cara extasiada cuando un venezolano cualquiera, gracias a los ajados papeles de un abuelo gallego o madeirense –esos mismos a los que hasta hace poco llamábamos muertos de hambre cuando no nos fiaban en la panadería o el abasto–, se hace con un pasaporte de la Unión Europea; es una cara de: “no te llevo nada pendejo, ahora soy comunitario”.

Desde los 50 quisimos ser estadounidenses, ahí están las ruinas de la arquitectura moderna pudriéndose en toda Caracas exhibiendo ese fracaso. Creímos que supermercados y autopistas, que los centros comerciales y los carros que pagaba el petróleo podían hacer que la cédula dejase de ser ese pedazo de mierda que acarreamos en las carteras desde 1945.

Ahora mismo, la amenaza de intervención militar, precisamente estadounidense, ha espoleado nuestras ganas de disfrazarnos, de despertarnos urgentemente siendo otro país. Pero como la peste roja nos ha depauperado tanto, ya no aspiramos nada grande, ahora nos conformamos con ser Panamá –esa provincia casquivana de Colombia–.

yhst-135913172251554_2268_148289737Queremos que el Pentágono desempolve los planes de la invasión a Panamá de 1989 –Noriega era todo un genio: retó al poder estadounidense justo cuando acababa de ganar la Guerra Fría–, que los actualice un poco –¿qué tal menos soldados en tierra y más bombardeos con drones?–, y; después de nuestra ración de fuego y furia, levantarnos siendo un centro financiero mundial –algo corrupto y atrasado: ciudad de Panamá no tuvo metro hasta 2014 (Caracas ya destruyó el suyo)– bien limpiecito y ordenado –¿se han paseado últimamente por Cinta Costera?: Odebrecht habrá sobornado a medio continente pero esta avenida les quedó regia–, sin militares alucinados con machetes –digo, replicas de espadas–.

Querer que el final del chavismo emule al final de Noriega –a él lo sacaron con música de Guns n’ Roses y de Bruce Springsteen de la nunciatura, ¿con qué atormentarían a Maduro los marines en su más que previsible concha de la embajada cubana?– es entendible: no queremos ser un Iraq tropical: Daesh es la principal consecuencia de la guerra de 2003; aspiramos a que 19 años de satrapía terminen rápido y sin muchos destrozos –¿más?–, que la transición nos convierta en un coqueto y capitalista país caribeño, en una Panamá petrolera.

También es una vuelta al inicio de la última década y media de nuestra ordalía. Hace algo más de 10 años Panamá fue el primer destino de emigración de moda –luego vendría Ecuador (¿quién lo diría?), Chile, Perú, Argentina– en un furor –como las tetas de plástico– que disfrazaba dos cosas: por una parte la imposibilidad de derrocar al chavismo luego de 2002, y por la otra; la corrupción de todos que coadyuvó a esa rendición, porque esa cuasi primera oleada migratoria de mediados de la década pasada no se parece a la que ocurre justo ahora en la que los venezolanos estamos huyendo casi con lo puesto para recibir atención humanitaria en la frontera colombiana; en aquella ocasión comenzó a irse cierta clase media que inició el uso de dólares preferenciales –en todas sus modalidades– para poder establecerse fuera, algo que duró hasta 2013. Muchos de esos expatriados, además, también ayudaron a lavar dólares robados a Venezuela y más aún a robárselos: un pedazo de los 25 millarditos que Giordani descubrió tan tarde que se habían evaporado fueron drenados a través de triangulaciones concebidas y ejecutadas por esos paisanos que, como buhoneros, replicaron a escala de cuatreros a Mossack Fonseca.

yhst-135913172251554_2268_149344223Por último, querer disfrazarnos de panameños luego de la invasión también es un espejismo. Si claudicamos del esfuerzo que requiere obligar a nuestros militares a echar al chavismo –a ellos mismos– del poder y los estadounidenses terminan bombardeando o invadiendo –aunque tal vez practique mi broken English con algún redneck de Kansas–, no tendremos ninguna garantía no digamos de que se instaure la democracia, sino siquiera de que el chavismo sea sustituido por un sátrapa benigno y no por un Al-Sisi bananero.

Fiebre

Fiebre

Imagen: acento-noticias.blogspot.com/

La política es para nosotros una obsesiva pesadilla, sin contornos precisos.

Fiebre. Miguel Otero Silva

 

Es una imagen que había guardado por unos 30 años: la del actor venezolano Lucio Bueno muriendo en una escena de la película Fiebre (1976) de Alfredo Anzola, adaptación de la novela homónima de Miguel Otero Silva (1939) –aunque la reescribió a partir de 1971–.

La novela, virtualmente autobiográfica, retrata a los estudiantes de la Generación del 28; en esa escena que recuerdo, la última, varios ya son presos políticos obligados a construir carreteras como esclavos. A la vera de una de ellas, muere de paludismo Vidal Rojas –el personaje de Bueno– entre el polvo, mientras los demás pican y acarrean piedras.

Ese recuerdo –que no sabía que tenía– me ha estado acompañando desde ayer cuando leí que José Saldivia; un estudiante, preso político secuestrado el 2 de julio de este año en un asalto paramilitar a la universidad donde trabajo, está gravemente enfermo de paludismo en el purgatorio de El Dorado.

Así como yo, todos habíamos olvidado en Venezuela la dictadura –no importa el sátrapa en la que encarne: siempre es la misma dictadura–, habíamos olvidado que militares encapuchados podían meterse en las casas y sacarte a rastras, habíamos olvidado que podían torturar y violar estudiantes después de secuestrarlos.

Como siempre, lo trágico es que ese olvido fue voluntario, escogimos no recordar la barbarie que estaba advertida en la novela de Miguel Otero Silva, pero también en Memorias de un venezolano de la decadencia (1927) de Pocaterra, Puros Hombres (1938) de Antonio Arráiz, Se llamaba SN (1964) de José Vicente Abreu; libros que seguramente José Saldivia ni siquiera sabe que existen.

Arrojamos los grilletes de Gómez al mar, demolimos La Rotunda o la sede de la Seguridad Nacional en Los Caobos; con fruición nos avocamos a la damnatio memoriae de nuestras taras políticas, durante un par de generaciones vivimos nuestra historia como el delirio de una fiebre: imaginando sin recordar, creyendo que habíamos conjurado las pesadillas. Por escoger olvidar vivimos hoy en 1928 y 1952 al mismo tiempo, atrapados en nuestra historia, sin más futuro que huir afuera o dentro de nosotros.

Ahora, por un rato recordaremos –mientras apresuradamente olvidamos de nuevo– que desde siempre nuestra dictadura mata estudiantes no solo a tiros, sino también de fiebre.

Guardaespaldas huevones

the-bodyguard

Imagen: vivelohoy.com/

I was two years with Carter, four with Reagan.

Frank Farmer

Las películas de Kevin Costner son malas —tanto las que dirige como aquellas en las que solo actúa—, sin embargo tiene en su haber algunos entrañables clásicos del cine —aunque esa recreación de la escena de las escaleras del acorazado Potemkin, en el remake de Los Intocables, le pertenece a Brian de Palma, no a él—, bueno; del cine de cotufas, de evasión.

A principios de los 90 del siglo pasado su carrera iba en ascenso imparable: luego de películas como Field of Dreams, dio el batacazo con ese western lacrimógeno; Danza con Lobos. Pero con aquella mamarrachada, Water World, terminó todo.

Apenas dos años más tarde de su Oscar por Danza con lobos, filmaba junto a Whitney Houston ese proyecto postergado por 20 años: El Guardaespaldas, en el que debieron actual originalmente Diana Ross y Steve McQueen. No la vi en el cine, tuve que esperar a que la pasaran en televisión. Y corroborando lo que dije al principio sobre lo entrañables que son algunas de las películas de Costner, esta está en mi top ten de películas malas, de las que no perdono cuando me las tropiezo en el cable. Es un placer culposo: me gustan mucho las canciones de Whitney, esas versiones R&B de las rancheras country de Dolly Parton, también me gusta esa manera de usar el bushido —el código de los guardaespaldas, de hecho Rachel y Farmer van juntos a una exhibición de Los Siete Samuráis— para disimular el racismo; porque seamos honestos: aunque él le dice que no pueden estar juntos porque no podría cuidarla —justo después de tener sexo: buena esa Frank—, lo cierto es que la película no termina con ese beso en el aeropuerto como final feliz porque ella es negra.

Clint_Hill_on_the_limousine

Imagen: Wikipedia

Pero lo que más me gusta son los lugares comunes de ese héroe estoico pop que es Frank Farmer, por encima de todos, ese de morir por el otro porque es parte del deber, además sin quejarse. Como se sabe, en la ficción, Farmer se convierte en un matatigres cuidando estrellas algo casquivanas porque su corazón se rompe al no estar de turno el día en el que Reagan sufre el atentado, por lo que abandona el Servicio Secreto, el único lugar al que pertenece, el que dota de una finalidad al Ronin aburrido que es.

El guión sugiere que así como se atravesó en el camino de una bala por Rachel Marron, lo hubiese hecho por el presidente. Leo lo anterior y recuerdo el atentado de Reagan, pero sobre todo el de Kennedy, con esa imagen del agente Clint Hill arrojándose sobre los Kennedy para protegerlos. No sé si es valiente convertirse en una diana humana solo porque el trabajo lo exige, creo que hay mucho de condicionamiento luego de un exhaustivo entrenamiento, de anular la capacidad de pensar o de sentir disparando muchas veces, porque si esos agentes pudiesen considerarlo un segundo, ¿se arriesgarían igual? ¿por qué, incluso el agente mejor entrenado y leal moriría, digamos, por Trump?

5drq

Imagen: noticiaaldia.com/

Luego de ver la andanada de huevos sobre Maduro y su séquito de esbirros ayer en San Félix, supongo que a los agentes del servicio secreto estadounidense —esos aficionados a las putas colombianas a las que luego no les gusta pagarles por su ardua entrega— les gustaría trabajar en Venezuela: es más fácil esquivar huevos que balas, más sencillo ser un huevón que un héroe.

Esta satrapía ya es mayor de edad

miquilenaychavez-755x380

Imagen: notihoy.com/

Ainsi nous avons la démocratie, moins ce qui doit atténuer ses vices et faire ressortir ses avantages naturels; et voyant déjà les maux qu’elle entraîne, nous ignorons encore les biens qu’ell peut donner.

Tocqueville. De la Démocratie en Amérique

 

Es gracioso cómo en un país sin ley hay opiniones jurídicas. Para un abogado no son divertidas, son un recordatorio de su derrota, de que su título es un pedazo de pergamino con firmas y sellos que no vale nada.

Una de las que se repite por estos días, en los que el chavismo ejecuta otra de sus razias, es que, luego de que el Parlamento declarara que ese sátrapa pendejo –o no tanto– llamado Nicolás Maduro abandonó el cargo estamos en una dictadura.

Esa declaratoria fue el 9 de enero pasado. Debe entenderse que de ahí para atrás éramos una democracia, no como la suiza obvio; más bien como esos simulacros tercermundistas en los que se vota de vez en cuando, y un payaso se tercia una banda de colores los días patrios y hace como que gobierna.

¿Es así? ¿Antes del 9 de enero de 2017 Venezuela era una democracia? Resumiendo –y robándome la frase de Vargas Llosa–, ¿cuándo se jodió esto? Tengo la impresión de que fue mucho antes de enero de 2017

Este país primitivo, suicida, eligió presidente a Hugo Chávez en diciembre de 1998. El país todo: su clase media, sus medios de comunicación, sus empresarios; gente que había ido a la universidad y se suponía que sabía leer, junto a la masa pobre –solo un poco más– que quería mejores migajas del festín. Hasta ahí todo muy democrático. Bueno, según nuestros estándares: votar por listas cerradas, usar recursos públicos en la campaña, tener candidatos que solo ofrecían repartir las migajas que ya mencioné o hasta reinas de belleza con peinados ochentosos.

Pero cuando se derogó la Constitución de 1961 por un procedimiento no previsto en ella se acabó la democracia –técnicamente se dice ‘rompimiento del hilo constitucional’–.

No importa el ejercicio manierista de hermenéutica constitucional que cualquier abogado pendejo intente: desde ese momento se liquidó la democracia venezolana y el cadáver de la nación se ha estado hinchando y pudriendo al aire libre desde entonces. Las colas por comida son las moscas.

Pero supongamos que soy un anti chavista radical, un fascista impúdico con su afiche de Mussolini, Hitler y Franco, que no entiende que la Constitución chavista fue votada en un cuasi plebiscito –nunca se estableció que pasaría si perdía la opción del sí: ¿se volvería a la Constitución de 1961? ¿Chávez gobernaría por decreto hasta que se pergeñase y se votase un nuevo texto? – en diciembre de 1999. Es decir: obviemos el pecado original y consideremos válido el orden jurídico chavista instaurado en 1999.

hugo-chavez1

Imagen: psuv.org.ve/

Si hiciéramos eso, tendríamos problemas. En ese lluvioso diciembre y luego de ser votada la Constitución, la Asamblea Constituyente designó a los titulares de los órganos del poder público no electos de acuerdo a un procedimiento no previsto por la nueva carta, además de a una así denominada Comisión Legislativa que fabricó leyes por casi un año luego de ese referéndum. Todas las elecciones del año 2000 fueron llevadas a cabo según procedimientos no establecidos en la Constitución y por autoridades que ejercían írritamente sus cargos. ¿Éramos una democracia entonces?

A finales de 2002, intentando expulsar al parásito chavista que tan gustosamente había ingerido en 1998, el país probó un laxante legal –luego de los vomitivos violentos al inicio del año–: el referéndum revocatorio convocado para febrero de 2003. Este no se realizó sino hasta agosto de 2004, justo cuando el chavismo podía ganarlo. ¿Cuán democrático es un país en el que las elecciones dependen de la voluntad del que manda?

En diciembre de 2007 a Chávez se le dio una soberana paliza cuando intentó modificar fraudulentamente su propia constitución mediante una reforma que no era tal. Esa derrotada reescritura sin embargo se llevó a cabo por medio de decretos y con ese golpe de Estado incruento que fue el referéndum de febrero de 2009 que le ponía un tornillo en el culo al ocupante de la silla de Miraflores. ¿Cuán democráticos éramos luego de que el Estado aplicase leyes rechazadas en comicios?

En 2012 las elecciones presidenciales se realizaron en octubre, justo a tiempo para que un Chávez moribundo fuese candidato. En diciembre de ese año, cuando tocaba hacerlas, renunciaba. De nuevo: se votó solo cuando Chávez podía ganar. El tufo a dictadura pútrida semejaba al de un cuerpo comido por el cáncer.

Al instante en el que se supo que había muerto el Gigantísimo Líder, Maduro era nominalmente vicepresidente. Según la Constitución chavista para ejercer la presidencia interina debía nombrarse al presidente del Parlamento, y si nuestro chófer quería ser candidato, en la inminente elección, debía separarse del cargo. Sabemos que Maduro ocupó la presidencia al tiempo que era candidato, usando todos los recursos del Estado venezolano para ganar una elección cuyo resultado él mismo reconoció dudosos cuando llamó a contar cada voto en aquella madrugada de abril de 2013.

josrasilba630x8ed

Imagen: albaciudad.org/

El 20 de octubre del año pasado unos esbirros, que gustan llamarse jueces, clausuraron el referéndum revocatorio que de acuerdo a las mismas reglas chavistas la oposición había logrado instrumentar. Hace casi un mes debieron realizarse elecciones de gobernadores, suspendidas de facto por esa junta de madamas llamada CNE. No solía estar muy despierto en las clases de derecho constitucional –el profesor estaba perdidamente enamorado de sí mismo y pagábamos el precio oyéndolo hablar de él durante horas–, pero un país donde no hay elecciones no calza con la definición de democracia según recuerdo.

Chávez ejerció el poder con poderes legislativos más de la mitad de su tiempo como mandón. Maduro lleva más de tres cuartas partes. Esa casa de putas togadas llamada TSJ no ha sentenciado nunca en contra del régimen desde 2004. ¿Cómo se denomina un sistema político en el que el parlamento no legisla y no hay separación de poderes?

Esta satrapía no se inauguró hace tres días: ya es mayor de edad. Solo la de Juan Vicente Gómez –quien murió en funciones– ha durado más. Hasta ahora.

Un Nixon de comiquita

nixon-watchmen

Imagen: comicsvault.blogspot.com/

¡Oh!, y ahora, ¿quién podrá defendernos?

El Chapulín Colorado

 

Hay una tonta película de 1993, Dave, en la que Kevin Kline se hace pasar por presidente de los Estados Unidos. Al final deja de serlo simplemente disfrazándose con una gorra.

La victoria de Trump tiene mucho de eso, de construcción de un personaje, de gorras rojas para disfrazar a un multimillonario de obrero pobre. Sé perfectamente que la fabricación de cualquier candidato es un proceso análogo, pero en Trump, sobra que se diga, hay más impostura, más reality show.

Donald parece ser popular entre policías: es impensable su victoria sin la ayuda del director del FBI, pero cerca del la mitad del electorado lo detesta –la otra mitad odia a Hilary–, y ha degradado todas las instituciones estadounidenses, si por ejemplo comenzase a hacer usar venalmente al ejército, ¿cuánto apoyo tendría? ¿Cómo lo metabolizaría su sociedad o el planeta entero?

Ante la victoria del menos probable, del chiste soez, se ha acusado a las encuestas, a la ciencia política de fracasar de nuevo, no estoy tan seguro; ya las encuestas de hace una semana daban como ganador a Trump, y la ciencia política tiene demasiado tiempo describiendo al populismo, el declive de la democracia en un mundo que prefiere respuestas estúpidas a los complejos problemas que se derivan de la experiencia humana.

La actuación del GOP durante la presidencia de Obama ha puesto en evidencia la imposibilidad de Estados Unidos de deslastrarse de sus peores taras políticas y sociales. No importa su prosperidad o su libertad; los estadounidenses –Occidente todo– no pueden aceptar al otro, incluso si eso exige destruir su propia libertad.

2aca518500000578-3172722-image-a-2_1437688531308

Imagen: dailymail.co.uk/

Sé que la ciencia política no falló en predecir a Trump, ni siquiera en describirlo. Solo le falta hacer la crónica del tiempo que comienza hoy.

Ya es un lugar común que Los Simpsons hayan avizorado la victoria de Trump hace décadas, pero no es esa la comiquita con la que vinculo a Donald. Tal vez estemos al inicio de una distopía, Trump como presidente me recuerda al Nixon de The Watchmen, al hombre gris que cancela la democracia estadounidense y quien no duda en usar un arma nuclear contra Vietnam para ganar la guerra.

Militares

000005

Imagen: Fundación Fotografía Urbana

… la convicción de que el nuevo Ejército es heredero directo del Libertador lo hace, también, heredero del derecho a seguir construyendo la república, es decir, gobernándola.

Tomás Straka. La República fragmentada

 

No hay ninguna salida democrática en el futuro de Venezuela. Solo el arbitrio de los militares. Los dirigentes de ambos bandos lo saben, la sociedad en medio tal vez no.

Solo cambiaremos la dictadura chavista –si lo logramos– por una democracia tutelada, por un simulacro. Una transición como la chilena, pero con militares narcos. De ahí el impúdico coqueteo opositor con los militares, a los que se les pide que; o den el golpe o ayuden a darlo.

Supongo que no hay otra forma, si al final se despejó la incógnita –creo que solo nos hicimos los pendejos todo este tiempo– y el chavismo dejó de ser un régimen híbrido –había dejado de serlo cuando derogó la Constitución de 1961 por un medio no previsto en ella– al cancelar el referendo revocatorio, para asumirse por fin como una dictadura en la que mandan los militares –esos rateros cebados–, ergo, una dictadura militar, entonces es con ellos con quien hay que entenderse. Como siempre.

En buena medida la ‘Toma de Venezuela’ de este miércoles 26 de octubre fue un desfile de la sociedad civil ante los militares, para decirles que un golpe no estaría mal esta vez, que sería potable porque emularían la gesta de 1958 al patearle el culo al dictador gordo y estúpido de turno. Al dictador que ellos sostienen.

La oposición no quiere derrotar a los militares: los quiere como aliados. Tal vez porque no sabe cómo, por miedo o porque no quiere pagar el precio. Si quisiera derrotarlos no trataría de seducirlos con propaganda cursi: les advertiría que deben pagar todos estos años de pretorianismo.

De momento parecen bastar las cabezas de los chavistas civiles, esos recaderos de los militares, y de hecho es así si lo que se quiere es un ajuste en el lodazal, pero no una democracia.

Derrocar

Hace un rato arrugaba el papelito donde había anotado la escuela en la que la página web https://revocalo.com/ me sugería ir a firmar para solicitar el revocatorio del hijo de puta de Nicolás Maduro.

Debo estarme haciendo viejo, o tal vez ya acepté mi derrota. No sentí esa ira arrasadora como la de agosto de 1999 mientras el chavismo liquidaba la democracia al disolver el Congreso, ni la de agosto de 2004 con ese resultado fraudulento construido durante meses, tampoco la de hace dos años con su ristra de torturados y muertos.

La clausura del referéndum revocatorio –algo que sabíamos que pasaría– ha acelerado los planes de irse de los que me rodean, acercándome más a tener que abandonarlo todo, con la única certeza de la incertidumbre.

Siento una arrechera fría, unas ganas de destruir metódicamente, en silencio. He detestado profundamente al chavismo desde que se hizo con el poder, antes de eso solo eran una secta, una especie de evangélicos pendejos que seguían a un llanero bruto y ladrón. A ellos este maldito país salvaje les dio el poder. Por casi la mitad de mi vida he vivido en la sentina que fabricaron.

Durante todo ese tiempo he atestiguado los más absurdos mecanismos que ha empleado esta sociedad para deshacerse de la tenia que voluntariamente tragó. Absurdos porque han oscilado entre la insurrección amateur y la legalidad barroca de la república que nunca hemos sido.

También he mirado, como cualquier otro, la complicidad, la indiferencia, la entrega. Hoy seguíamos con nuestras colas de miseria, con nuestros pequeños planes mientras UNT pagaba la libertad de Rosales traicionando al país.

No quiero irme, no aún. Quiero ser turba que derriba estatuas y que saca tiranos cagados de las alcantarillas para luego arrastrarlos por las calles. Quiero derrocar.

Maduro y su padrino mágico

SchoolsOut0991

Imagen: fairlyoddparents.wikia.com/

That’s all Folks!

 

Me tardé unos días en escribir esto pensando que se me habían adelantado. Pero no, nadie más, de todos los que han escrito, satirizó así la cobarde abdicación de Nicolás Maduro.

En buena medida es un lugar común identificar al chavismo con una comiquita, ¿qué podría ser más infantil que Chávez pretendiendo ser un Simón Bolívar con verruga al tiempo que imitaba a Fidel Castro? ¿En el universo pop venezolano que podría representar más un dibujo animado que Maduro?

Aunque el dolor y la miseria que estas caricaturas han dejado producen una terrible discrepancia con lo que es un divertimento para niños, lo cierto es que asumir la peste roja como una banda de muñequitos de colores en movimiento es paradójicamente una exacta descripción. Un mundo de ficción, un discurso cursi y violento al mismo tiempo que pudre una sociedad idiota.

Como se sabe, desde finales de los ochenta del siglo pasado, hubo una reinterpretación de las comiquitas y de las historietas (cartoons and comics). En los primeros resulta la versión que de las icónicas parejas como Tom y Jerry encontramos en Ren y Stimpy (The Ren & Stimpy Show). Hay incluso, en estas comiquitas todo un alegato feminista (escondido en la cultura pop más chiclosa) en The Powerpuff Girls.

Pero tal vez el nihilismo y la alienación de los Millennials están muy bien camuflados en esa comiquita, Timmy y los padrinos mágicos (The Fairly Oddparents) –sé que dejo de lado a Los Simpsons y a South Park–, en la que un niño pendejo solo tiene que pedir lo que sea para ser complacido.

Cnpcnx3XYAQEbNF

Imagen: el-nacional.com/

Al abdicar el poder que heredó en el gorila de Padrino López, Nicolás Maduro actúa exactamente igual que Timmy cuando pide una bicicleta: ¡Padrino concédeme que el hambre no me derroque!

Se ha mencionado hasta el hartazgo que en El tambor de hojalata, Oscar es un adulto con el cuerpo de un niño, precisamente porque Günter Grass hace la metáfora de una sociedad infantilizada que fatalmente debía engendrar al nazismo. Nosotros, los venezolanos, esos adultos ineptos incapaces de construir una comunidad política, también usamos el ruido como arma y nos negamos a crecer.

Lo que me preocupa no es que esa caricatura trágica que es Maduro haya terminado de entregar el poder político que nunca le perteneció, a sus verdaderos dueños desde que el chavismo se hizo con él, sino que hoy, la sociedad toda ve en los militares a sus padrinos mágicos.

Bolsas

Entrega-bolsas-CLAP

Imagen: elsiglo.com.ve/

Las muy asquerosas devoraban el aire: se habían propuesto rendirnos por asfixia.

Ednodio Quintero. La danza del jaguar

 

Racionar la comida en Venezuela, distribuyendo el hambre en bolsas, he ahí la más terrible y humillante constatación del fracaso chavista. Ni siquiera los apagones o los muertos de mengua en los hospitales alcanzan esta cota. Es el hambre.

Desde el cinismo chavista se nos dice que este es el non plus ultra del Estado asistencialista, el epítome del keynesianismo. Usan propaganda pagada por todos nosotros, los indigentes, para decirnos que no hay más allá en las políticas públicas que obligarte a hacer una cola por una bolsa con algo de comer, lo que queda, lo que ellos eligen que comas si te postras o pagas al malandro a cargo.

¿Se lo creerán ellos mismos? ¿Esos parásitos rechonchos que desangraron a Venezuela? No: ellos saben perfectamente que es un desesperado intento por evitar que el hambre los derroque.

chavez-antes-y-despues-647x445

Imagen: noticierodigital.com/

Cuando pienso en el racionamiento de comida no puedo dejar de comparar las imágenes de Chávez recién llegado al poder con las que tenía al final, porque incluso antes de que los esteroides lo inflaran dándole esa apariencia tan congruente de sapo monstruoso con la que se murió; era un tipo gordo, bien alimentado. Su legado mismo encarna en la barriga de Maduro, ese otro inepto adiposo.

Rosendo, Raúl Salazar, esos generales hincados de la primera hora, también exhibían sus prominentes estómagos. Los demás militares, los flacos, pronto se sentarían ante el festín. Barreto aún tiene sus abundantes capas de grasa, ¿la mantendrá comiendo solo lo que viene en las bolsas de la humillación?

No, claro que no, porque los gerifaltes chavistas llegaron para darse un atracón de patria, para devorar. A veces, al sacudir la mesa caían algunas migas para los chavistas pendejos, y para el resto de nosotros. Hoy solo quedan las sobras en esas bolsas.

Es trillada la aseveración de que los griegos consideraban que quien no podía gobernarse a sí mismo tampoco podía gobernar a otros. Por eso supongo que el país merece esta humillación por haberle dado el poder a un delirante que no podía contenerse.

 

Mamando

Mal amamantada 
y el tetero de petróleo que se acaba. 

Desorden Público

 

No es una idea original. Está en el diagnóstico de algunos de los más agudos pensadores del país desde hace décadas. Lo que determina el atraso de Venezuela es su economía rentista, que además pone exclusivamente en manos del Estado esa renta.

Aun así no creo que el petróleo sea una maldición. Al llamarlo ‘excremento del diablo’, Pérez Alfonso solo delataba la aversión de los vestigios de una sociedad agrícola por la industrialización o la misma modernidad. La parte más premoderna de la nación pretende, aun en el siglo XXI, un regreso a esa supuesta arcadia natural que cosechaba café, tabaco o cacao. Tal vez eso explique nuestra incapacidad para hacer ciudades viables.

Por el contrario, el petróleo constituyó el único medio de aspirar a una vida civilizada como nación. Algunos de los estudios de Asdrúbal Baptista muestran cómo a principios del siglo XX nuestra economía era peor que la de Haití. Eso explica las epidemias de malaria, bilharzia, analfabetismo o caudillismo.

La erradicación del paludismo, la masificación de la educación, las autopistas, la Ciudad Universitaria, el whiskey, la prepotencia del gentilicio –ya desparecida ante las humillantes colas por comida–, y en fin todo lo que nos separó a partir de 1958 del atajo de campesinos muertos de hambre que fuimos desde la Independencia, se lo debemos al petróleo. Fueron esos logros los que precisamente destruyó el chavismo.

Pero ese modelo fue pensado para ser provisional, el petróleo debía ser un medio, no un fin. No otra cosa es la conclusión de ‘Venezuela, política y petróleo’ de Betancourt, que inspiró la política petrolera venezolana incluso hasta la Apertura de 1998. Un medio, se pensaba, para la industrialización, la diversificación de la economía, para –y esto delata aún más nuestro amargo fracaso como sociedad– hacernos menos dependientes.

Tal vez la otra utilidad que le encontró la clase política al petróleo, pervirtió el primer fin. Como ha sido ampliamente estudiado, el régimen que nace en 1958 es uno de conciliación de élites –cercano a la poliarquía de Dahl– que requería el ungüento del petróleo para funcionar, el petróleo debía disminuir las fricciones de la sociedad dándole a cada quien lo suyo.

Porque que el petróleo le dé a cada quien lo que quiere, es la verdadera noción de justicia que define al venezolano; solo tenía que pedir su barril en forma de unas láminas de zinc para el ranchito, cupos en la universidad para los hijos de profesores, una beca Gran Mariscal, chatarra militar o gasolina barata.

A partir de ahí, la economía ya nunca andaría sin la muleta del petróleo, la nación misma cojearía vacilante hasta desembocar en la postración actual. Una postración que es en gran medida elegida, una decisión consciente del país. Porque cada vez que se intentó hacernos menos dependientes del petróleo, cada vez que se intentó liberalizar la economía, la sociedad eligió andar hacia atrás con los políticos más populistas, más ineptos, los que solo ofrecían repartir renta.

Carlos Andrés Pérez advirtió en su segundo mandato –con la oposición virulenta de su partido Acción Democrática–, en una de las más agudas ironías de nuestra historia, que el modelo que él mismo había fabricado a finales de los 70, ese en el que la nación vive del Estado y este a su vez del petróleo, ya no daba más. Sus reformas fueron respondidas con esa orgía que tan bien nos retrata como sociedad que fue El Caracazo, y luego con su defenestración pseudo legal. La Agenda Venezuela de 1996 –que Caldera pospuso irresponsablemente por dos años– se saldó con la elección de Hugo Chávez.

He ahí la evidencia que nos delata como mamadores de renta petrolera cual piara de cerditos. El chavismo –a pesar de las pendejadas de hoy sobre producir, luego de que se robaron todo– solo ofrece satisfacer esa perentoria necesidad nacional. Con la peste roja el barril de crudo se transformó en el Dakazo, en apartamentos gratis pero mal construidos, neveras Haier, cupos de dólares, Pastor Maldonado chocando en cada válida de la F-1, chatarra militar o gasolina barata.

Aun luego de las colas por comida o medicinas, el país no quiere que lo desteten, no quiere pagar lo que vale la electricidad, el agua o la educación. Quiere seguir mamando.

Gisela Kozak Rovero

Escritora - Blog Personal

Ecos de pentagrama

Una caja de música guarda muchos pensamientos aleatorios

Foreign Policy

the Global Magazine of News and Ideas

Jacintario

Página web de la escritora Jacinta Escudos

PolítiKa UCAB

Escribiendo política de una manera distinta

Robert Minto

essaying to be

Un tiempo de mala fe

Espacio dedicado al pensamiento de Nicola Chiaromonte (1905-1972)

El atajo más largo

Signo zodiacal: Leo. Ascendente: Escribo.

BOSTON BAKERY

Brunch: Sábados, Domingos y Feriados. Lee la carta más abajo.

Hippie Artsy Penpal

A site of mail art, stories & letters

miquel rosselló arrom

succede in arduum

A fork in the road

Music of the heart. Listen closely...

Zonalibre digital

Un espacio de Alexandra Cariani para enriquecer la vida cotidiana